Ciudadanos

Ciudad Guayana.-Desde hace dos semanas se modificó el proceso de marcaje para surtir gasolina en las estaciones subsidiadas y la de Caura es una de las más desordenadas pues, envían a los ciudadanos a Toro Muerto o Cambalache en horas de la tarde o noche para poder marcar.

En vista de esto, varios guayaneses dijeron «basta» ante el desorden y la «falta de respeto» reflejado en las condiciones inhumanas en las que les obligan a marcar para poder surtir 20 litros semanales.

La situación llegó al punto que, un grupo ciudadanos bloquearon la avenida Guayana con 30 vehículos a la altura de la estación de servicio aledaña al centro comercial Alta Vista II y la Plaza Monumento a la CVG.

Esto fue a raíz de que, la estación mandó el comunicado a las 4:00 p.m., por el grupo de Telegram, indicando que el marcaje sería vía Toro Muerto a la altura de los clubes. Sin embargo, antes de la 5:00 p.m., ya habían marcado a 325 carros, dejando a más de 200 a la espera sin aviso alguno, informaron los presentes.

Una de las principales denuncias fue la baja cantidad de vehículos marcados, debido a que la bomba solía enumerar hasta 480 automóviles, llegando en esta oportunidad a menos de 400.

«A las 4 mandaron el comunicado y a las 4:30 ya habían marcado a más de 300 carros… Nos tienen mareados sobre si marcan en Toro muerto o la vía de los trabajadores», declaró Zumilde Zapata, quien señaló que el problema está desde que los guardias se hicieron con el control de la bomba de gasolina.

Ciudadanos: Descontrol total

Jesús Rafael Casanova, uno de los que usó su camioneta para trancar la vía, informó sobre cómo la mayoría de los que lograron marcar eran «preferenciales» por los encargados del marcaje.

«Pedimos que la gente de la bomba no tenga preferencias con los anteriores marcadores», exclamó.

Otros como Arquímedes García enfatizaron que muchos se colean para marcar, incluso llegando a casi provocar accidentes por la velocidad a la que conducen para hacerlo.

«Yo no quiero romper mi carro ni el de la gente, pero había personas que se coleaban, no hay organización sobre eso, hay que poner orden porque se pueden causar accidentes», afirmó García.

Mirla González aseguró que la situación lleva desde hace dos semanas cuando empezaron con el método de usar las cuentas de Telegram e Instagram para dar los comunicados y elegir lugares de marcaje lejanos para «evitar hacer colas».

«La semana pasada fue un caos en la avenida de los trabajadores. A las 7 de la noche en esa vía deteriorada tuvimos que correr para poder echar el día siguiente», lamentó.

Así también advirtieron sobre cómo ya ha habido incidentes de infartados y autos accidentados esperando en las colas.

«Hubo personas que se quemaron, carros recalentados y quemados, que se accidentaron en Cambalache», aseveró Zumilde Zapata.

Cola como estilo de vida

Otras de las aristas importantes que representa el problema de la gasolina es tener que dejar todo lo que estas haciendo para poder ir «rápido y furiosos» a lugar donde se recibe el número para echar gasolina.

Carlos Marín, quien estuvo desde las 4 en el lugar, contó cómo a pesar de vivir cerca del club no pudo agarrar un número. «Cuando salí (vivo cerca del club), ya la cola estaba lista».

Según las declaraciones de Marín, a las 5 le habían dicho que no iban a marcar más, pero ninguno de los guardias notificó la decisión y simplemente se fueron.

«Si ellos dejan de marcar, al menos que le digan a los que siguen en la cola que ya acabaron de marcar, es el deber ser», comentó.

Además, relató que la poca gasolina que tiene es para llevar a sus hijas y emergencias.

Isabel (no quiso dar a conocer su apellido) también paralizó su día para poder surtir un poco de gasolina, pues el tanque estaba en «rojo» y viviendo en el Guamo no tenía certeza de si el combustible restante le alcanzaba para volver a su hogar.

Intervención de las autoridades

A eso de las 6:00 p.m., la policía de Caroní hizo presencia y dialogó con los ciudadanos descontentos por la situación para llegar a una solución.

Más tarde, fue contactado el Comisionado Agregrado de la Policía Bolivariana y Director de la Dirección de Inteligencia Estratégica (DIE), Gabriel Freitas para resolver el problema.

Freitas expresó que «trancar la calle no es la solución. Para eso hay organismos del Estado donde se pueden levantar este tipo de denuncias».

Recalcó que, «vamos a indagar, corregir muchos errores y levantar las quejas a la autoridad única del estado», además de escuchar las de los ciudadanos.

Finalmente, se decidió marcar 30 carros adicionales de los que decidieron obstaculizar la vía y así acabar con el tumulto.

Ahora, nos deja una interrogante: ¿Esta acción significará medidas serias y permanentes a la que se ha convertido en la realidad de ciudadanos guayaneses o solo será pan para hoy y hambre para mañana?

Víctor Solórzano

Pasante