Pasarela del CTE Cachamay perdida entre la maleza y los escombros - Fotografía: Wuilmer Barrero

Ciudad Guayana.- En un recorrido efectuado por el equipo reporteril de Nueva Prensa Digital por la avenida principal de Castillito, Puerto Ordaz, se pudo constatar que las instalaciones del CTE Cachamay están convertidas en ruinas.

Un espacio que era utilizado para la recreación y entrenamiento deportivo, siendo éste uno de los atractivos turísticos de Ciudad Guayana, hoy solo es un espacio lleno de maleza, escombros y una guarida de delincuentes.

Pasarela del CTE Cachamay perdida entre la maleza y los escombros – Fotografía: Wuilmer Barrero

Se observó que las instalaciones se encuentran completamente abandonadas, empezando por las distintas pasarelas que caracterizan al CTE Cachamay, que están ocultas entre la maleza, mientras que el techado desapareció por completo.

Vecinos de estos espacios, se quejan porque debido a la vegetación que rodea las pasarelas han sido víctimas de la delincuencia en diferentes ocasiones, ya que se ocultan “en el monte” y cuando vamos pasando por ahí, lo que hacen es sorprenderte y despojarte de tus pertenencias», explicó Aracelis, una de las afectadas.

¿Qué habrá pasado con los entes encargados del mantenimiento de estas instalaciones?

Otro vecino del lugar, que por la seguridad de su negocio no quiso identificarse, aseguró que también ha sido víctima de la de los malhechores en varias oportunidades, «tanto en mi negocio, como fuera de él, al igual que para el resto de mi familia, esa pasarela es un completo peligro», expresó.

Pasarela del CTE Cachamay perdida entre la maleza y los escombros – Fotografía: Wuilmer Barrero

En Ciudad Guayana son muchas las construcciones, localidades comerciales y parques, que se encuentran en completo abandono, y que por antisociales y ciudadanos inconscientes han sido convertidos en ruinas, depósitos de basura, escombros, carros picados, y hasta cementerio humano.

El llamado es para los organismos encargados a hacer frente a esta situación, pues a pesar la situación que se vive hoy en día por la pandemia de COVID-19, la ciudad necesita un cariño, que se retomen los trabajos de mantenimiento de todos esos lugares que la identifican y la posicionan como una localidad llena de bellezas naturales, un atractivo turístico con una población llena de sabiduría y sobre todo mucha cultura.