Días no laborables afectaron el comercio de Ciudad Guayana. Foto: Wilmer Barrero
Sarays Diaz

Ciudad Guayana.- Desde el pasado jueves se anunció que la actividad comercial se debía reanudar en su totalidad, sin embargo, algunos locales continúan cerrados y las ventas son categorizadas con un bajo flujo.

En cuanto a los comerciantes independientes y/o locales donde solo se maneja el dinero en efectivo como forma de pago, reportan la venta mínima que han tenido en los últimos días. 

Además del constante aumento que se genera cada inicio de semana, los guayacitanos se cohíben de hacer gastos innecesarios para mantener todo el efectivo posible por temor a que la electricidad vuelva a fallar y no se puedan elaborar pagos electrónicos.

No obstante, los comercios que manejan puntos de venta en Puerto Ordaz y otras partes de la ciudad, se ven afectados por el sistema de Internet que les minimiza el uso de los pagos electrónicos.

Vendedores del centro comercial Ciudad Alta Vista I y II; comentan que las ventas descienden cada mes pero esta última semana cayeron totalmente y “ni siquiera se acercan personas a los locales para saber precios”.

Escasez de personal

Con el aumento monetario de los productos y devaluación del bolívar, son muchos los negocios que no pueden cubrir un sueldo mínimo para todos los empleados y como consecuencia les ofrecen la opción de pago por comisión.

En ese sentido, las personas pueden aceptar y esforzarse en vender la mayor cantidad para generar su propia ganancia, sea semanal o quincenal, pero el bajo flujo de venta que existe actualmente en la ciudad pone en riesgo la economía de estos trabajadores.

La ciudadana Nancy Rivas, explicó que las personas en busca de empleo no duran más de un mes en una zapatería, o tienda de ropa porque las ventas son casi nulas y las ganancias igual.

“¿Cuál será tu pago si no vendes nada? Los jefes no se hacen cargo de tu sueldo si no les vendes ¿Cómo vas a vender si todos está muy caro y la gente no tiene dinero para gastarlo en ropa o zapatos antes que comida?”

Reina De Barrios, encargada de ‘Tsunami’, acotó que solo una o dos personas en busca de empleo se acercan a la zapatería semanalmente para preguntar los requisitos pero no vuelven. 

“Aquí no llega nadie, desde el año pasado buscamos personal y nadie se acerca (…) Pagamos por comisión y también ofrecemos un bono” informó Estefany Ávila, vendedora de otra tienda.

Por su parte, el comerciante Manuel Levis aseguró que en Guayana resulta más eficaz ser vendedor independiente que trabajarle a alguien más.

“El problema es que la mercancía que sacamos a la venta aumenta y nosotros debemos aumentar también (…) Las ganancias son escasas, estos días solo porque las personas no tienen suficiente dinero por la ausencia de los bancos”.

De acuerdo a esta perspectiva, existe cada vez más la transición de locales comerciales a abastos de alimentos donde son los mismos dueños quienes se hacen cargo de las ventas.