Calle Cazorla
Foto: cortesía Derrumbe de la calle Cazorla

Ciudad Guayana.-Residentes de la urbanización Orinoco en Castillito, siguen a la espera de los entes gubernamentales por el derrumbe de la Calle Cazorla ya que, han denunciado en reiteradas ocasiones sobre la situación de riesgo que vive el sector y todavía no han recibido soluciones claras.

El desborde de un desagüe de aguas negras fue uno de los principales causas del crecimiento de la cárcava, así como el derrumbe parcial de la calle mencionada.

Las fuertes precipitaciones de los últimos meses, así como la obstrucción del canal por escombros y basura, también han colaborado con la problemática.

El pasado 27 de julio, los afectados hicieron una solicitud de ayuda urgente a los entes de Protección Civil, la Alcaldía y la Gobernación del estado Bolívar, pero las autoridades solo acudieron en dos ocasiones hasta los momentos sin un plan para solventar la situación.

Representantes de la Alcaldía y Gobernación prometieron a los residentes enviar materiales para la reconstrucción de los muros caídos para impedir el paso del agua fuera del canal, pero los vecinos continúan en la espera. 

Casas afectadas por el derrumbe

Al menos tres casas cedieron debido al desbordamiento que generaron las aguas negras, en donde una de ellas perdió en su totalidad el baño y un cuarto.

Calle Cazorla
Una de las casas afectadas por el derrumbe. Foto: cortesía

Las víctimas de este evento han intentado conseguir soluciones por su lado. Primero rellenaron los huecos que quedaron de las bases de las viviendas con escombros del lugar.

Con los mismos desechos decidieron armar una estructura que impidiera que las aguas sigan desbordándose mientras llega la ayuda prometida por la Gobernación.

Exigencias de los afectados

Cansados y asustados por la situación crítica que viven las familias ante la posible pérdida de sus hogares, exigieron nuevamente al Estado hacer acto de presencia en el lugar y cumplir con su palabra.

Sobre todo en estos momento en que las lluvias persisten alrededor de todo el territorio venezolano.

Ruth Meyerowitz