Dublín.- El ministro irlandés de Asuntos Exteriores, Simon Coveney, afirmó este lunes que las maniobras militares que efectuará Rusia frente a la costa irlandesa en febrero «no son bienvenidas», aunque reconoció que no pueden impedirlas porque transcurrirán en aguas internacionales.

Coveney efectuó esas declaraciones a la cadena pública irlandesa RTE en Bruselas, donde participa hoy en una reunión con ministros de Asuntos Exteriores comunitarios para analizar la amenaza bélica de Rusia en Ucrania.

«Este no es el momento para aumentar la actividad militar y la tensión, teniendo en cuenta lo que está pasado ahora en Ucrania», advirtió el jefe de la diplomacia de Dublín, en referencia a los ejercicios militares programados por Moscú.

La marina rusa tiene previsto efectuar maniobras de artillería a principios de febrero en una zona situada a unas 150 millas (en torno a 240 kilómetros) de la costa suroeste de Irlanda.

Se trata de aguas internacionales, pero esta área está dentro de la llamada «zona económica exclusiva» de Irlanda, según recordó hoy Coveney.

«No tenemos poder para evitar que esto suceda. Pero le hemos dejado claro al embajador ruso en Irlanda, (Yuri Filatov), que (las maniobras) no son bienvenidas», subrayó el titular de Exteriores.

Coveney indicó que, «por supuesto», Rusia puede llevar a cabo ejercicios navales en aguas internacionales, según permite la legislación vigente, aunque lamentó que haya decidido hacerlo en este contexto de crisis y en «las fronteras occidentales» de la Unión Europea (UE).

El dirigente irlandés aseguró que el bloque esta listo para imponer «el paquete de sanciones y restricciones más completo y duro» si Rusia decide invadir Ucrania.

 

EFE