Los duques de Sussex, Megan Markle y el príncipe Harry, celebraron el primer año de vida de su hija Lilibet Diana, la bebé menos mediática y la única que ha nacido fuera de Reino Unido.

El aniversario de la pequeña Lilibet Diana coincidió con visita de los Duques a la celebración del Jubileo de Platino de la Reina Isabel, en Inglaterra.

Como ya han reseñado medios internacionales, los duques de Sussex estuvieron presentes en el tradicional saludo a la bandera, pero en un segundo plano ya que, desde 2020 no forman parte de la familia real con funciones activas.

Los papás de Archie y Lilibet Diana no presenciaron el evento en el palco real de Buckingham, sino en las inmediaciones del Horse Guard’s Parade, ya que la reina reservó el espacio para los miembros activos de la casa real.

Una íntima celebración

Meghan y Harry decidieron celebrar el día especial de su hija con una íntima celebración en el jardín trasero de Forgmore Cottage.

En la residencia se reunieron algunos amigos de los Windsor como  los tres hijos de Zara y Mike Tindall (Mia, de ocho años, Lena, de tres, y Lucas, de uno), así como las hijas de Peter Phillips y Autumn Kelly (Savannah, de 11 años, e Isla, de 10).

A su vez estuvieron invitados El padrino de Archie, y su hermano Tom, padrino de la princesa Charlotte.

Una celebración informal, sencilla y encantadora, todo lo que se esperaba para la menor de los duques de Sussex.

Lilibet Diana, fotos inéditas autorizadas por sus padres.

Su Ying Lee Yang