Ciudad Guayana.-El Espíritu de la Navidad es una tradición de origen nórdico, es decir, perteneciente a los países europeos como Dinamarca, Finlandia, Islandia, Noruega y Suecia, sin embargo durante años ha sido adoptada por otras culturas del mundo como en América Latina.

Origen

Esta tradición data desde hace más de 80.000 años, y cuenta que un ser de una la galaxia lejana llegó a la Tierra y se situó en una región del norte, en la que actualmente se le conoce como península escandinava.

Este visitante era un viajero muy alegra y errante que predicaba sus conocimientos y daba regalos y bendiciones durante el recorrido.

Cada religión tiene una versión diferente de quien es el Espíritu de la Navidad, por un lado se dice que era una persona nórdica que repartía regalos y bienes materiales y otra versión dice que se trata de una energía angelical que trae riquezas al mundo a todo nivel.

Esta festividad toma como fecha de celebración el 21 de diciembre, ya que, ese día es que la Tierra entra en el solsticio de invierno, es decir, que el plantea se encuentra en el punto más lejano de su órbita con referencia del sol.

En esta fecha, también es propicia para que entre las 10 y medianoche, el Espíritu de Navidad baje a la Tierra y visite a los hombres de buena voluntad que le dan la bienvenida y este recibimiento se retribuye en abundancia, paz y amor para los próximos 12 meses.

Ritual del Espíritu de la Navidad

  • Un día antes, las personas deben realizar el ritual de limpiar la casa con la intensión de recibir al Espíritu de la Navidad libre de energías negativas.
  • Al siguiente día, después de la cena, encender velas de color naranja, rojo y doradas y aromas de mandarina o limón.
  • Seguido escribir sus deseos para el año venidero.
  • Los deseos que se le piden, deben escribirse en orden de prioridad de mayor a menor.
  • Se recomienda pedir en primer lugar por el bienestar y paz mundial hasta llegar a los deseos más personales.
  • Se cortan en tiras y se guardan hasta la visita del año siguiente para se puedan quemar solo los que se cumplieron.

Ritual de espíritu de la navidad