Perú.- La moción para destituir al presidente de Perú, Pedro Castillo, presentada en el Parlamento por un grupo de partidos opositores de derecha generó el rechazo del mandatario y fue calificada como un intento de golpe de Estado por sus ministros.

Castillo acusó este sábado a las élites de desestabilizar el país y a los partidos que promueven su destitución cuando apenas lleva tres meses en el cargo.

Durante su intervención en el Encuentro Nacional de Rondas Campesinas (guardias rurales), Nativas y Urbanas del Perú, el gobernante aseguró que los promotores de su destitución «no toleran que un maestro rural y agricultor haya llegado a la Presidencia».

Agregó que «esos mismos grupos que quieren negar la participación de un Gobierno, cuyos resultados electorales nos han traído acá y que estos años se han dedicado a socavar la institucionalidad, pretenden desestabilizar el país», manifestó Castillo.

El problema no es Pedro Castillo, lo que quieren es recuperar el poder para seguir manoseando y manipulando con los grupos de poder», añadió.

La moción para destituir al mandatario fue presentada formalmente en el Parlamento tras reunir las 26 firmas necesarias, procedentes de congresistas de partidos derecha como el fujimorista Fuerza Popular, el ultraderechista Renovación Popular y el neoliberal Avanza País.

Ministros ven golpe incipiente

Más enfáticos fueron algunos de los ministros del Gobierno de Castillo, que no dudaron en tildar de golpe de Estado el movimiento de la derecha en el Congreso.

Este es un golpe de Estado, es claramente una vulneración a la voluntad popular y le he expresado al presidente que salga a expresar sus opiniones y que se comunique más con la prensa», dijo el ministro del Interior, Avelino Guillén, en una entrevista al canal RPP Noticias.

El titular de la cartera de Interior advirtió que la moción de vacancia es una nueva arremetida de la derecha que no aceptó la derrota de Keiko Fujimori en las urnas, quien denunció un fraude electoral que nunca pudo probar, por lo que sus recursos para anular votos fueron desestimados en bloque en todas las instancias.

Por su parte, la ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, Anahí Durand, indicó en una entrevista al canal Latina que «lo que tenemos es un sector golpista que no asimila su derrota y que permanentemente está boicoteando y erosionado la democracia».

 

EFE