Ciudad Bolívar.- Una nueva modalidad de pago se ha instalado al sur del estado Bolívar, al ser utilizado el oro en bruto como moneda para adquirir los insumos, sea comida, objetos, y hasta carros, pagar arriendo y cualquier transacción, como si fuera una moneda de circulación corriente.

Todo comenzó, en 2007, en las poblaciones de El Callao, Guasipati, Tumeremo, Las Claritas y El Dorado donde se encontraban las minas. Allí hacían trueque de insumos y servicios por oro y hoy el método llegó a Puerto Ordaz, San Félix y Ciudad Bolívar, Maripa y Caicara.

Si vas a comprar unos zapatos de $20 en oro debes pagar 5 puntos, señala un comerciante que prefiere el anonimato. Si un pantalón tiene un costo de 170 millones de bolívares, el cliente pesa un gramo de oro y con eso cancela el pantalón. Lo mismo pasa con los alimentos o cualquier producto que se vaya a adquirir.

Si la compra es en la zona minera, las transacciones van desde una milésima, punto y grama de oro, porque ellos venden hasta una galleta en oro o bolívares en efectivo, allá no se manejan divisas, en lo que se refiere a trueque o compras.

No todo es en oro

Las personas que tienen oro, lo venden en efectivo para poder adquirir bienes o servicios. La particularidad es que en los mercados locales de Ciudad Bolívar, Puerto Ordaz y San Félix, los productos pagados en efectivo, tienen menor costo, hasta menos de la mitad.

La gente prefiere vender el oro para obtener efectivo, ya que conseguirlo en el banco es imposible y entonces acuden  a los compradores de oro.

El valor oro

Los comercios en Bolívar, sobre todo en el sur no solo cuentan con el punto de venta, también tienen sus balanzas para pesar el metal.

El gramo de oro está cotizado en Ciudad Bolívar en 43 dólares. En efectivo en 170.000.000 y en transferencia 180.000.000 de bolívares, Al sur de Bolívar el oro está valorado entre 40 – 45$ la grama y en efectivo está a 150 millones de bolívares. Mientras que en el municipio Sucre, Maripa, el gramo de oro está valorado igual que en la capital $43, mas en efectivo la grama cuesta 180 millones de bolívares.

El gramo, o como también se le dice la grama de puro analizado, en este momento está a 53$ en Ciudad Bolívar. Si se cotiza cuando llega a su último proceso, los 24 quilates, en 53 dólares, sigue en ascenso su valor.

El comercio maneja principalmente el oro en bruto, el cual queman y procesan por aproximadamente una hora, el que se extrae de forma artesanal. Ese material cuya calidad está entre los 18, 20 y 22 quilates, y tiene un costo entre 44 dólares. Mientras que el metal en bruto, oro “grameao”, oro de mina, o lo que llaman oro en punto.

Actualmente hasta una galleta se cancela en oro, una milésima del metal, de milésima pasa a punto y de punto a gramo, o como la llaman los mineros grama. La milésima tiene un valor de 0.5$, el punto 5$ y la grama entre 40 y 45$, eso va a depender del comerciante y lo que se compre, sin el riesgo de estafa debido al sistema implementado en la zona minera.

Todo lo que brilla no es oro

Entre los comerciantes de Ciudad Bolívar y Ciudad Guayana muy pocos conocen el oro en detalle, es decir no cuentan con la pericia para diferenciar si en realidad es oro, o algunos elementos básicos para probar que indefectiblemente es el preciado metal, lo cual hace la diferencia con las zonas propiamente mineras, donde hasta una galleta se paga en oro, porque cuentan con los recursos necesarios para detectar la validez, además que hay quienes ya tienen la experiencia para determinar y validar la milésima, punto o gramo.

Muchas zonas mineras cuentan con el “beneficio y control” del pranato o “sistema”, donde están prohibidas las estafas, de cualquier modo. Explican lugareños que si alguno incurre en el delito de engañar con oro, dólares o algún tipo de delito en el cambio comercial, al ser descubiertos, son sometidos al escarnio público y castigados de manera severa, incluso pueden llegar a morir, ya que en las minas y poblados cercanos, todo el comercio es con oro, además del control y la experiencia de los comerciantes para reconocer el material aurífero.

Hay algunas experiencias públicas, en una oportunidad una joven mujer en ese intercambio comercial entregó varias gramas de oro, lo cual resultó no ser el preciado metal, la particularidad del lugar es que todos son conocidos con datos precisos, la fechoría cometida se supo en todo el lugar, así que el líder de la mina tuvo conocimiento del hecho y la joven estuvo par de días en la plaza con un cartel en el cuello que decía no debo estafar más.

La zona no minera es otro mundo

Ciudad Bolívar y Ciudad Guayana no son zonas mineras, sin embargo hay un auge porque son las residencias de quienes van a las minas solo a trabajar y por ende repercute la compra y venta de oro, pero los comerciantes de productos como alimentos y otros rubros, muy pocos comercializan con oro, debido a que no hay una regulación y no se arriesgan al intercambio con oro, hay quienes falsifican el metal y por ende solo aceptan dinero en efectivo, pago móvil o divisas.

Sin embargo, en la capital bolivarense al igual que en el resto de los municipios, hay compradores de oro en dólares, efectivo, transferencias o pago móvil, quienes cuentan con las herramientas necesarias para detectar la pureza y calidad del oro.

Testimonios

Para comerciantes del sur de Bolívar, es muy sencilla la recolección del metal, todo en lo absoluto se compra y vende en oro, no hay otra forma de pago, comida, insumos, alquiler en residencias y hasta carros se pagan con ”puntos de oro”.

Nosotros vendemos comida, la paca de arroz en 0,6 puntos de oro, la paca de harina pan 0,5 puntos de oro, y así sucesivamente, los precios varían, muy poco incrementan, se mantienen, ya que el oro en sí es el que aumenta el costo”.

Aseguran los vendedores, que todo el metal que se recoge, se reinvierte, sin embargo las ganancias son colocadas a la venta, a quien mejor ofrezca, “nosotros lo vendemos tal cual recibimos el metal, no procesamos nada, y quien mejor pague por él lo vendemos.”

¿A dónde va el oro?

Compradores de oro inscritos en asociaciones y con registro legal para la compra del oro a los mineros artesanales, que vienen a negociar unas pocas gramas de metal lo venden a empresas privadas mayoristas y a empresas del estado, mientras hay una minoría, que compran oro sin tener ningún tipo de registro ni nada.

Explicaron que las venden por los caminos verdes, son expertos en oro para llevarlo a otro país a precios inimaginables, razón por la que decidimos permanecer sin identificarnos, trabajamos de manera honesta, pero quienes nos compran a mejor precio, con ellos cerramos negociaciones.

Ivannia Moreno Palacios