Río de aguas negras afecta la salud de los vecinos . FOTOS: Wuilmer Barrero

Ciudad Guayana.- Desde hace 15 años residentes de la urbanización Brisas del Río, Core 8, parroquia Unare, han manifestado su incomodidad al vivir el día a día entre aguas residuales, sin esperanzas de que se les solucione el problema.

“Las autoridades  han venido, le han tomado fotos a todos esos huecos, dicen que vuelven y no lo hacen”, sentenció Alí Ávila, vecino de la zona, quien además, acotó que para aplacar un poco los malos olores, se levanta muy temprano a “echar cepillo y manguera” frente a su casa.

Otras de las quejas, refieren a las consecuencias de esta problemática a nivel de la salud. Habitantes aseguran que hay niños contaminados, con llagas en los pies, adultos mayores con infecciones respiratorias, entre otras enfermedades.

Norma Odare de 60 años de edad, quien pertenece a la junta comunal, vive en la zona hace 30 años, afirma que en varias oportunidades han hecho el llamado a las instituciones del estado. Sin embargo, solo han recibido visitas esporádicas por parte de la municipalidad sin solución del problema.

“Aquí hay aguas negras, aguas blancas, se unen todas. Esto aquí es un desastre, es horrible”, sentenció.

La situación no mejora en el sector aledaño, 12 de Octubre.

 Adriana Gutiérrez, ama de casa, vive al lado de una cloaca desde hace 17 años aproximadamente, explicó que la situación se agrava en temporadas de lluvias, puesto que las alcantarillas se desbordan, dejando salir excremento y olores nauseabundos.

Vecinos aún esperan soluciones, pero manifiestan estar cansados de falsas promesas.

 

Victoria Muñoz

[email protected]

 

 

Vecinos llevan años viviendo entre aguas negras
Habitantes buscan estrategias para solucionar el problema
Ninguna autoridad soluciona el bote de aguas