FOTOS: WUILMER BARRERO

Ciudad Guayana. – La crecida de los ríos Orinoco y Caroní ha representado un problema para miles de ciudadanos en Venezuela, muchos de los cuales no reciben la ayuda merecida que les promete el gobierno.

Varios habitantes de las calles La Esperanza y Los Cortijos en el sector los Oleandros expresaron sus quejas con respecto a la situación que están viviendo en sus hogares, alegando que buscan hacer un llamado de atención a la parte gubernamental.

Marbelis Vargas, residente de este sector, dijo  que las autoridades solo vienen a sacar fotos, pero que no obtienen un apoyo real para sus familias.

“Ni es culpa del gobierno, ni es culpa de nosotros, pero ellos están en el deber de atendernos. Somos seres humanos, somos personas que estamos en una necesidad” dijo Vargas.

La presencia de niños y adultos de la tercera edad hace evidente el apuro que tienen por medicamentos, comida y otros productos de primera necesidad, cosas que no están recibiendo.

El daño en las casas debido al agua, el peligro por la presencia de criaturas como culebras y la desprotección de los hogares en caso de que las familias estén en refugios es una situación real a la que el gobierno no presta suficiente atención.

Con respecto a esto Vargas declaró que  “uno está pendiente de sus cosas. No es nada más un refugio, yo tengo a mi familia en un refugio, pero me la paso aquí todo el día.”

En la zona también se encuentran familias que viven de trabajar en sus casas, y con la situación se les ha hecho imposible aportar sustento a sus familias.

Los habitantes del sector Los Oleandros exigen que el gobernador o el alcalde se acerquen y vean lo que realmente necesitan, que aporten un apoyo real como comida, medicina, pintura y otros productos que puedan beneficiar a estas familias y sus hogares.

 

Gabriela Martínez La Palma

Pasante