Evangelio del Día. Lucas 12,54-59:

49

«En aquel tiempo decía Jesús a la gente: «Cuando ustedes ven una nube que se levanta por el poniente, inmediatamente dicen: «Va a llover», y así sucede. Y cuando sopla el viento sur, dicen: «Hará calor», y así sucede. ¡Gente superficial! Ustedes saben interpretar el aspecto de la tierra y del cielo, y ¿cómo es que no comprenden el tiempo presente? ¿Cómo no son capaces de juzgar por ustedes mismos lo que es justo? Mientras vas donde las autoridades con tu adversario, aprovecha la caminata para reconciliarte con él, no sea que te arrastre ante el juez y el juez te entregue al carcelero, y el carcelero te encierre en la cárcel. Yo te aseguro que no saldrás de allí hasta que no hayas pagado el último centavo».

  Reflexión: Por el Servicio de Animación Bíblica de la Diócesis de Ciudad Guayana. Responsable: Luis Perdomo.

 La Iglesia Universal celebra hoy la fiesta, entre otros santos, en honor a San Juan Pablo II, su nombre de pila era Karol Józef Wojtyła, nació en Wadowice, Polonia el 18 de mayo de 1920. El 16 de octubre de 1978, a la edad de cincuenta y ocho años, fue elegido como el papa número 264 de la Iglesia Católica y se convirtió en el primer Papa no italiano desde 1523, y en el primero procedente de un país del bloque comunista. Falleció en Roma el 2 de abril de 2005.

 Su sucesor, Benedicto XVI, anunció ese mismo año el inicio del proceso para la beatificación, que tuvo lugar el 1 de mayo de 2011. El 27 de abril de 2014 fue canonizado, junto con Juan XIII, en una ceremonia oficiada por el papa Francisco. Felicitaciones para toda la feligresía de Ciudad Guayana, especialmente a los de nuestra Parroquia Catedral San Juan Pablo II, por estar celebrando sus fiestas Patronales.

Y la liturgia diaria, nos presenta al Evangelio de Nuestro Señor JESUCRISTO según San Lucas, capítulo 12, del verso 54 al verso 59. Texto bastante conciso y preciso, pero compuesto de dos partes bien diferenciadas. En la primera parte el Maestro hace una invitación a aprender a reconocer los signos del tiempo mesiánico en el ministerio de JESÚS. La segunda parte, versos 57-59, muestra que todo esto se hace en favor del juicio: «Antes de presentarnos ante el juez debemos hacer las paces con los enemigos.»

 Es claro que en la primera parte JESÚS censura, a sus interlocutores, la facilidad que tienen para interpretar los fenómenos inmediatos y materiales que les rodean, pero no tienen criterios y sensibilidad para comprender las señales de DIOS. Y es que, los signos que se manifiestan en torno a JESÚS, deberían ser suficientes para que todos puedan entender que esa es la hora anunciada por los profetas, en que los hombres debían convertirse e Israel reconocer a su Salvador. 

 Pero como son muy testarudos JESÚS, les expresa esa otra expresión un poco confusa, que pareciera desconectada de la primera, pero que más bien les alerta diciéndoles: mañana será ya tarde. Porque ya está en marcha el juicio de DIOS, y eso es como ir ante las autoridades; por lo tanto, no pierdan esta oportunidad de salvarse creyendo en el mensaje de Cristo.

 Por eso es que la Iglesia, como «Madre y Maestra», en un extraordinario documento del Concilio Vaticano II, enseña que «La Iglesia tiene el deber de escrutar los signos de los tiempos e interpretarlos a la luz del Evangelio, de modo que pueda responder de una manera auténtica a cada generación, las preguntas sobre el sentido de la vida «(GS n. 4). Y de esta manera, cada uno de los que nos llamamos seguidores de JESÚS, podamos actuar y dar testimonio de nuestra fe, con fundamento y con la orientación del Espíritu Santo.

 Al confrontarnos con el texto, vemos que el AMOR de DIOS se manifiesta de forma permanente en la sociedad y en la vida de cada persona. Ya que, desde la encarnación de JESÚS, DIOS se hizo visible y presente entre nosotros. Sin embargo, estamos tan acostumbrados a ver el mundo e interpretar los acontecimientos del mundo por el ojo de la tecnología y de los intereses inmediatos que sin darnos cuenta perdemos los ojos de la Fe, y cuando suceden hechos tan aterradores como la pandemia que estamos viviendo, entonces es que caemos en cuenta lo banal que ha sido nuestra vida.

  Y este actuar de espaldas a los designios de DIOS, nos hace recordar la oración de JESÚS, en la que alaba y da gracias al Padre, que no Reveló Sus cosas a los sabios y entendidos, sino «a los humildes y rectos de corazón». Porque la mayoría de los seres humanos, somos muy presumidos y autosuficientes. Nos falta la sabiduría y la mirada de los pequeños, ya que, si tuviésemos, aunque sea un poquito de esa dosis de humildad, entonces pudiéramos ver las maravillas de la obra de DIOS, en medio del caos que pareciera acabar con todo, incluso con nuestra Fe.

 Por eso es que, hoy es el día, para preguntarnos: ¿Si somos capaces de leer e interpretar los signos de la atmósfera y las nubes, tendremos criterios para entender los designios de DIOS para nuestras vidas y actuar en consonancia en los distintos espacios donde nos desarrollamos? ¿Tendremos la suficiente objetividad y desprendimiento para decidir lo que es bueno y justo, no solo para nosotros, también para nuestros semejantes?

 Señor JESÚS, regálanos la Luz de Tú Espíritu, que ilumine nuestros ojos, y de esta manera podamos ver y reconocer Tus Acciones Amorosas en todo lo que nos rodea, y podamos compartirlo con nuestros semejantes. Amén.

 

Luis Perdomo