Evangelio del Día

«En aquel tiempo, Jesús se puso a enseñar otra vez junto al lago. Acudió un gentío tan enorme que tuvo que subirse a una barca; se sentó, y el gentío se quedó en la orilla. Les enseñó mucho rato con parábolas, como él solía enseñar: «Escuchad: Salió el sembrador a sembrar; al sembrar, algo cayó al borde del camino, vinieron los pájaros y se lo comieron. Otro poco cayó en terreno pedregoso, donde apenas tenía tierra; como la tierra no era profunda, brotó enseguida; pero, en cuanto salió el sol, se abrasó y, por falta de raíz, se secó. Otro poco cayó entre zarzas; las zarzas crecieron, lo ahogaron, y no dio grano. El resto cayó en tierra buena: nació, creció y dio grano; y la cosecha fue del treinta o del sesenta o del ciento por uno.» Y añadió: «El que tenga oídos para oír, que oiga.» Cuando se quedó solo, los que estaban alrededor y los Doce le preguntaban el sentido de las parábolas.

Él les dijo: «A vosotros se os han comunicado los secretos del reino de Dios; en cambio, a los de fuera todo se les presenta en parábolas, para que por más que miren, no vean, por más que oigan, no entiendan, no sea que se conviertan y los perdonen.» Y añadió: «¿No entendéis esta parábola? ¿Pues, cómo vais a entender las demás? El sembrador siembra la palabra. Hay unos que están al borde del camino donde se siembra la palabra; pero, en cuanto la escuchan, viene Satanás y se lleva la palabra sembrada en ellos. Hay otros que reciben la simiente como terreno pedregoso; al escucharla, la acogen con alegría, pero no tienen raíces, son inconstantes y, cuando viene una dificultad o persecución por la palabra, en seguida sucumben. Hay otros que reciben la simiente entre zarzas; éstos son los que escuchan la palabra, pero los afanes de la vida, la seducción de las riquezas y el deseo de todo lo demás los invaden, ahogan la palabra, y se queda estéril. Los otros son los que reciben la simiente en tierra buena; escuchan la palabra, la aceptan y dan una cosecha del treinta o del sesenta o del ciento por uno.»

Reflexión: Por el Servicio de Animación Bíblica de la Diócesis de Ciudad Guayana. Responsable: Luis Perdomo.

La Iglesia Universal celebra hoy la fiesta, entre otros santos, en honor a los Santos Timoteo y Tito. Discípulos de San Pablo y Obispos de la Iglesia. Tres de las Cartas Pastorales llevan sus nombres como destinatarios y en otras epístolas de San Pablo aparecen como protagonistas de primer orden de la Acción Evangelizadora. Por eso es que la Iglesia celebra en un mismo día a quienes haciendo equipo de manera conjunta trabajaron por la consolidación de las primeras comunidades cristianas.

 Y la liturgia diaria, nos presenta al Evangelio según San Marcos, capítulo 4, del verso 1 al 20. donde se narra la parábola del sembrador, símil muy conocido por toda la comunidad cristiana, en el que JESÚS, vierte la novedad de su pedagogía, utilizando el ejemplo de una actividad muy conocida por sus interlocutores, para que todos, de manera fácil pudieran entender, el empeño de DIOS, por llegar al corazón del hombre para transformarlo y convertirlo en mensajero de Su AMOR.

 Por lo que hay que tener en consideración que, en la Palestina del siglo I, había una manera muy particular de sembrar, ya que se preparaba el terreno, se esparcía la semilla y luego se araba, por lo que era muy importante tener en cuenta la calidad y la preparación del terreno. Por eso es que JESÚS, aprovecha esta experiencia de los campesinos, y de la eficacia de la Semilla, que es la Palabra de DIOS, por lo que dependerá del terreno, si germina o no, y si posteriormente da frutos, o no da.

 El Sembrador es DIOS, que se Ha empeñado en darle vida a nuestro mundo, y en un gesto de AMOR Supremo, quiso que surgiera la vida para que evolucionara y se desarrollara bajo Su Mirada y Cuidado atento, y en medio de esa Obra Majestuosa, puso al hombre  Por eso, es que como lo hace el sembrador que cada mañana sale a sembrar, luego a regar y podar, Nuestro PADRE Celestial Acompaña Su Obra, con la Fuerza de Su Palabra y de Su Espíritu, a través de las leyes inexorables de la naturaleza,  y de muchos Mensajeros, comunica Sus Designios de Bien para la humanidad.

La semilla es la Palabra de DIOS. Una Palabra que nos muestra el querer de DIOS: en el que cada persona se comprenda como fruto de Su AMOR Infinito, y por tanto capaz de Amar y ser Amada, conformando conglomerados humanos donde puedan desarrollarse «la Civilización del AMOR», en la que nos tratemos como hijos de DIOS y hermanos entre nosotros. Por eso es que esa semilla, con todo su valor, no quiere guardarse en «contenedores selectos», sino llegar hasta la tierra y mezclarse con ella, para llegar a producir todo su fruto, tal como lo quiere DIOS.

 Al confrontarnos con el texto y entender que la tierra somos nosotros. Tu corazón y el mío. Un corazón que puede estar desconcentrado, por los vaivenes de la vida, al borde del camino, de manera que le entra la Palabra por un oído y le sale por otro. Un corazón que puede estar endurecido por tantos problemas y decepciones, como el terreno pedregoso, de forma que la Palabra no puede echar raíces. Un corazón que puede estar distraído por tantas cosas inútiles y sin sentido, entre zarzas, tanto así que la Palabra queda ahogada por otros asuntos que se consideran más urgentes o más importantes. Un corazón, por fin, que puede estar abierto, como el de María, que acoge la Palabra, la acepta y se dispone para el servicio, dando una cosecha abundante.

 Sin duda alguna que al ver la Pedagogía de JESÚS, nos quedamos maravillados, ya que, hablaba de manera sencilla, para que las gentes de su tiempo lo comprendieran. Hoy quizá nos podría dar otros ejemplos, según el contexto, para hacernos comprender esta misma verdad. Pero el mensaje sería el mismo: DIOS quiere que Su Palabra dé fruto en el corazón de cada uno de nosotros. Por eso es que hoy es el día para preguntarnos: ¿Cómo anda mi terreno interior, para recibir la semilla del Reino? ¿Estoy dando frutos de fraternidad, solidaridad y justicia en nuestra comunidad, en esta hora de gran incertidumbre por la que estamos atravesando?

 Señor JESÚS, ayúdanos a vencer nuestra aridez de corazón, nuestras superficiales banales y nuestras comodidades circunstanciales, para darle paso a la Acción Transformadora de Tu Espíritu, y convertirnos en Mensajeros de Tu AMOR. Amén.