Quito.- El rey de España, Felipe VI, se reunió este lunes con una pequeña representación de la comunidad española en Ecuador, un evento que tuvo lugar en la residencia de la embajadora en Quito, Elena Madrazo Hegewisch, poco antes de la investidura de Guillermo Lasso.

Unas veinte o treinta personas, entre ellas empresarios, funcionarios de organizaciones locales e internacionales, de los ámbitos de cooperación, universitario, religioso y cultural, participaron en el encuentro con el monarca en Guápulo, un histórico barrio de Quito.

Allí tanto el monarca como la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, escucharon de los participantes sobre la situación de la comunidad y de sus aportes a la marca España y a la relación bilateral.

«Son relaciones muy estrechas, tanto por la gran presencia de ecuatorianos en España, como de españoles en Ecuador», dijo a Efe la ministra, y resaltó que «aunque está basada sobre todo sobre grandes lazos humanos, que dan una base muy sólida a la relación cualquiera que sea el gobierno en ejercicio en España o en Ecuador», tiene otras muchas proyecciones y el deseo de intensificarlas.

A continuación, la delegación oficial española se desplazó a la Asamblea Nacional, donde hoy tiene lugar una ceremonia oficial para el traspaso de mando en la que también participaban los mandatarios de Brasil, Jair Bolsonaro, de República Dominicana, Luis Abinader, y de Haití, Jovenel Moise.

También una decena de cancilleres de la región latinoamericana, y entre ellos los de Costa Rica, Nicaragua, Panamá, Uruguay, Guatemala, Bolivia y Argentina y España, mientras que Honduras, México y Perú han designado a otros altos funcionarios.

Se trata de la quinta participación de Don Felipe en la toma de posesión de un mandatario iberoamericano desde que es rey, ya que antes estuvo en 2018 en la del mexicano Andrés Manuel López Obrador, en 2019 en la del panameño Laurentino Cortizo, y en 2020 en las del uruguayo Luis Lacalle Pou, y del boliviano Luis Arce.

No obstante, y contando también sus participaciones en este tipo de ceremonias siendo príncipe de Asturias, ha tomado parte en un total de 74.

Ayer, al iniciar su visita, el Rey resaltó las «magníficas» relaciones que España mantiene con Ecuador, en dos encuentros por separado con el presidente saliente, Lenín Moreno, y con el electo, Lasso, a los que trasladó su deseo de que continúe la buena relación bilateral.

Moreno recibió a la delegación española en el Palacio Presidencial de Carondelet, en el caso histórico de Quito, engalanado para la ocasión y donde se celebró el encuentro protocolar previo a una cena con la que el mandatario ecuatoriano agasajó a los representantes internacionales.

Felipe VI ensalzó las ocasiones en las que coincidió con Moreno en Madrid y en otros ámbitos iberoamericanos, y las «magníficas relaciones que han mantenido ambos países durante su mandato», indicó a Efe Casa Real.

Y transmitió a su homólogo ecuatoriano que su país siempre está para cooperar con Ecuador.

Anteriormente, el rey de España mantuvo un encuentro con el presidente electo en un hotel de Quito, en el que le dio la enhorabuena por su elección.

El monarca aseguró estar «encantado» y «feliz» de visitar el país andino y recordó la última vez que lo hizo en 2013.

 

EFE