Pekín, China.  El debut del primer piloto chino en la Fórmula 1, Zhou Guanyu, no ha pasado inadvertido en el gigante asiático, donde este deporte ha comenzado a levantar un inusitado interés, especialmente en las redes sociales.

No obstante, la llegada del piloto chino todavía no se ha correspondido con un «pelotazo» en China, donde ni Tencent Sports -que anteriormente tenía los derechos en exclusiva para emitir las carreras en sus plataformas de ‘streaming’- ni la cadena estatal CCTV emitieron en directo su debut, que solo pudo verse en algunas televisiones provinciales.

Plataformas ven con recelo

Según recoge el portal local Baidu, las plataformas ven con recelo los cada vez más altos precios exigidos para retransmitir deportivos populares en occidente pero que, en algunas ocasiones, han pasado sin pena ni gloria por China, aunque algunos expertos sí prevén que el «efecto Zhou» cambie las cosas a medio plazo.

Quienes sí se han subido al carro del automovilismo son empresas chinas como Lenovo, que hace un par de semanas anunció un acuerdo para convertirse en patrocinador oficial de la Fórmula 1 a partir de esta misma temporada.

Empleará su tecnología

Según el acuerdo, la marca empleará su tecnología en las operaciones del campeonato y sus dispositivos se integrarán en la organización, una operación llamada a aumentar la visibilidad del mayor vendedor mundial de ordenadores, según sus portavoces.

Mientras, en la escudería con la que Zhou compite en la Fórmula 1, Alfa Romeo, ya se frotan las manos con la llegada del piloto shanghainés, a quien patrocinan los conglomerados chinos Guanyu Holding y Hengi Group, además de otras marcas europeas como la suiza Hublot, la alemana Puma o la holandesa Playseat.

EFE noticias