Miami.- Aunque ya salió de prisión, luego de pagar una fianza fijada por las autoridades norteamericanas de mil 500 dólares, y declaró la verdad detrás de su detención a la prensa.

La modelo declaró a las cámaras del programa El Gordo y Flaca que todo se trató de un malentendido y una trifulca en un restaurante de lujo de la zona. Pues según Frida supuestamente no le cayó bien a la responsable, y la acusaron de cometer robo para luego sacarlo con violencia.

“La verdad fue un simple… la manager del Joia no le caí bien, me quisieron sacar y me sacaron, pero me sacaron muy feo”, contó, además de mostrar las heridas en sus brazos a causa del forcejeo que sufrió mientras la sacaron de dicho restaurante.

Finalmente, aseguró que las  heridas y moretones no se los hicieron agentes de la policía, “me lo hicieron los de seguridad del Joia, y dijeron que era porque yo me había robado un agua”.

Agencia