Yoelvis Santoyo Sarabia, el bebé de menos de un año de edad que murió tras recibir un disparo en la cabeza, por parte de funcionarios de la Guardia Costera de Trinidad y Tobago, fue velado la mañana de este viernes en ese país.

El discreto sepelio se llevó a cabo en compañía de sus familiares, quienes, a través de los videos difundidos en redes sociales, se muestran bastante afectados emocionalmente. 

David Smolansky, Comisionado de la Secretaría General de la OEA para la crisis de migrantes y refugiados venezolanos, señaló que hoy viernes es un día de duelo para todo el país y pide que este hecho no quede impune.

«Él es el bebé de toda Venezuela. Esto ocurre mientras su madre sigue en el hospital recuperándose. Es un día de duelo. Este hecho no puede quedar impune. Yoelvis es la mayor expresión del drama migratorio», dijo Smolansky. 

Yoelvis Santoyo reicibió un disparo en la cabeza al momento que funcionarios de la Guardia Costera de Trinidad y Tobago abrieron fuego en contra de un bote con más de 30 migrantes a bordo.