San Félix.- Familias más necesitadas del sector Villa Esperanza recibieron bolsas de alimentos con proteínas y productos de la cesta básica, comunidad que está próxima al Centro de Coordinación Policial Guaiparo, parroquia Dalla Costa.

El grupo de paz, encabezado por Roberto Gil, acompañado del presidente del Frente Unido de Trabajadores Socialistas del estado Bolívar, Bladimir Josué Tremaria, ambos hicieron llegar una bolsa de comestible a cada familia del sector antes mencionado.

Tremaria, apuntó que es un trabajo impulsado por el grupo de paz de este lugar de reclusión, “es un paso de los privados de libertad a una reinserción social, un derecho que debemos dar como sociedad a estas personas”.

Grupo de Paz

El dirigente sindical, dijo que Roberto Gil, a través del grupo de paz, ha ido trabajando en las áreas de este reclusorio para evitar cualquier tipo de confrontación con saldos lamentables y es que desde hace mucho tiempo acabó con los conflictos.

“Actualmente existen varios proyectos, como la elaboración de 200 pupitres diarios para las escuelas del municipio, construidos por los propios privados de libertad”, afirmó el dirigente sindical.

Aclaró que la construcción de pupitres es un planteamiento llevado a representantes del Ministerio del Poder Popular  para el Servicio Penitenciario, igual, coordinado por el gobernador del estado Bolívar, Ángel Marcano.

Mantenimiento a los colegios

Únicamente el proyecto no consiste en la construcción de pupitres, igual, en hacer mantenimiento en las escuelas que no reúnen las condiciones, “existe la mano de obra calificada en el penal. Contamos con hombres con  conocimiento en electricidad, plomería, pintura, soldadura, carpintería metálica y otros oficios”.

Tanto Gil como Tremaria, declararon que los reos están dados a aportar un granito de arena que pueda beneficiar a la sociedad, “vamos a contribuir en el rescate de los colegio con manos calificadas de este centro de reclusión”.

También, acotaron que los trabajos en cuestión, serán realizados por reos que llegaron al centro de reclusión por delitos menores y que esperan por un beneficio.

Seguirán haciendo actividades sociales, sólo quieren que la sociedad lo acepte como ciudadanos y no los vean como lo peor de la colectividad.

Bladimir Martínez Ladera

[email protected]