Calles del barrio Kavanayen aún son de tierra. Foto: Wilmer Barrero.

 

Yessika Muñoz

Ciudad Guayana.- En la invasión Kavanayén abundan las carencias, es por ello, que más de 200 familias allí asentadas solicitan ayuda gubernamental. 

Es que sus residentes añoran con habitar en una comunidad que cuente con todos los servicios, que asegure una mejor calidad de vida.

Carmen Machis, habitante de este sector dice que el barrio fronterizo al Core 8, tiene más de 11 años fundado, y las seis calles que la conforman aún son de tierra.

De manera que exhorta a la Municipalidad y a la gobernación, que asistan a la localidad en recursos que permitan iniciar proyectos de pavimentación.

En temporadas de lluvias, las calles son intransitables debido al lodo que se forma.

Aunado a la solicitud de asfaltado, esto conllevaría trabajos de brocales, aceras y red de aguas servidas.

La mayoría de las familias residencias en Kavanayén son de poco poder adquisitivo, el 70 por ciento de las viviendas son de madera y zinc.

En este sentido, hace un llamado a los programas sociales del Gobierno, a través de la Gran Misión Vivienda Venezuela (Gmvv). 

Tendido eléctrico

La electricidad es otro problema que tienen los vecinos. La comunidad no cuenta con tendido eléctrico propio.

Machis explica que obtuvieron la energía eléctrica tras hacer conexiones rudimentarias proveniente de Las Teodokildas.

Como son tomas ilegales y con los mismos transformadores ocasiona deficiencias eléctricas en ambos sectores y conflictos entre los lugareños.

Machis crítica a representantes de las instituciones que los han visitado, porque les han prometido colaboración tras inspeccionar las necesidades de Kavanayén y las deficiencias continúan. 

«Tenemos los postes, solo nos falta las guayas y al menos un transformador de 50 KVA», menciona.

Al tiempo resalta que esta solicitud la hicieron a hace dos años a la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec) . 

Agrega que los aparatos eléctricos se les han dañado por las constantes fallas eléctricas.

Con las recientes deficiencias eléctricas, que también ha afectado a todo el país, su situación se ha agravado. 

«A muchos vecinos se les han dañado sus televisores y ventiladores», asegura Machis. 

De acuerdo a lo informado de la afectada, se quedaron esperando la visita del gobernador Justo Noguera.

Una cita en la que expondrían todas sus necesidades.

Que se resume en la solicitud de servicios básicos para su comunidad.