Miami.- Según estudio realizado por Akiko Iwasaki y publicado el pasado 26 de agosto en la revista Nature explica que, los hombres son más propensos a padecer cuadros severos de la COVID-19.

Ahora tenemos datos claros que sugieren que el panorama inmunológico en los pacientes con Covid-19 es considerablemente diferente entre los sexos y que estas diferencias podrían ser la base de una mayor susceptibilidad a la enfermedad en los hombres”, señaló Akiko Iwasaki, quien es profesora de Inmunobiología y Biología Molecular, Celular y del Desarrollo de la Universidad de Yale, en Estados Unidos.

Sex differences in immune responses that underlie COVID-19 disease outcomes” (“Diferencias de sexo en las respuestas inmunitarias que subyacen a los resultados de la enfermedad COVID-19”) arroja luces sobre cómo reaccionan los sistemas inmunológicos de algunas mujeres y hombres al SARS Cov-2, aunque, como le dijo uno de los autores a Yale News, se necesitan más estudios con grupos más grandes para validar los hallazgos.

Entre citocinas y células T

Investigadores compararon a pacientes de ambos sexos y encontraron “diferencias clave en la respuesta inmune durante las primeras fases de la infección”, informó la Escuela de Medicina de Yale.

Una de ellas es la presencia en los hombres de niveles más altos de citocinas, que son proteínas que se despliegan como parte de la reacción inmune innata del cuerpo.

“Este es un primer contraataque general a los patógenos invasores, en el que las células inmunes son llamadas al sitio de una infección, creando inflamación del tejido afectado como una barrera física contra el patógeno invasor para promover la curación”, explica la universidad de Yale.

¿Existe evidencia que muestra que el sistema inmunológico de las mujeres es más fuerte que el de los hombres?

Considero que decir “más fuerte” no es el término adecuado, pero lo que se ha observado en nuestro estudio es que el sistema inmunológico de la mujer cambia menos con la edad en comparación con el del hombre.

Una observación sorprendente que hicimos tiene que ver con el componente de las células B, que son las que producen los anticuerpos que neutralizan los virus.

En el grupo de 172 participantes de la investigación, encontramos que con la edad las cantidades de esas células disminuyeron en los hombres. Eso no sucedió en las mujeres, ellas no perdieron sus células B, y el mismo patrón lo observamos en otro estudio hecho en Francia.

Decir que es “más fuerte” no es lo adecuado porque tener una inmunidad potenciada puede ser un arma de doble filo: si tienes un sistema inmune muy activo, podrías ser propenso a las enfermedades autoinmunes.

Los sistemas inmunológicos de hombres y mujeres cambian de distinta manera a medida que envejecen: el de la mujer experimenta transformaciones menos significativas.