488 profesionales de la información acabaron tras las rejas este 2021, lo que supone un aumento del 20 % respecto al año 2020, según el informe anual de Reporteros Sin Fronteras. 

De acuerdo con la publicación hecha por la agencia de noticias AP, entre los detenidos, 60 mujeres, la cifra más alta que se recuerda. 

El informe indica que China sigue siendo la mayor prisión del mundo para periodistas con 127 comunicadores detenidos. 

La represeión contra la prensa también ha tenido un rol protagónico este año en países como Birmania y Bielorrusia, explica el secretario general de RSF, Christophe Deloire. 

«Estas cifras se deben, principalmente, a un aumento de las detenciones en tres países: China, a causa de Hong Kong, Birmania y Bielorrusia, donde el dictador Alexander Lukashenko se negó a aceptar los resultados de los comicios y, tras las elecciones amañadas, organizó una represión absolutamente escandalosa», afirma.

Asesinatos

 
Sobre el número de periodistas asesinados, 46 en este 2021, es el más bajo desde hace dos décadas, precisa el Secretario General. 
 

«La Covid ha tenido como efecto una limitación de los reportajes y de las salidas de los periodistas y, en consecuencia, de los riesgos. También ha habido tal vez una especie de autocensura de los periodistas a la hora de ir a lugares peligrosos. A eso se suma el hecho de que un cierto número de conflictos, en Siria y en Oriente Medio, son menos mortíferos de lo que eran», dice.

Por tercer año consecutivo México sigue siendo el país más peligroso para el ejercicio de la profesión con siete periodistas asesinados, seguido de Afganistán con seis y Yemen e India con cuatro respectivamente.