Con el traslado de los doce cadáveres de los mineros que perecieron en la Mina Isidora de El Callao, se inició el proceso de identificación de los mismos por parte de sus familiares, en el hospital «Juan Germán Roscio».

Las labores de rescate se mantuvieron, según lo previsto, mientras se confirmaba la presencia de más cuerpos en las profundidades de la mina, donde varios de los occisos fallecieron por asfixia mecánica al ser atrapados por la crecida en el nivel del agua en la mencionada mina.

Las acciones ejecutadas contaron con la supervisión del secretario de seguridad ciudadana regional G/D Edgar Colina Reyes, quien estuvo acompañado por funcionarios de la división de Control de Emergencias de Minerven, Bomberos de El Callao, Protección Civil y equipos de seguridad de la Corporación Venezolana de Minería (CVM) apostados en la mencionada mina.

Ya para horas de la tarde se llevó a cabo el traslado de los cuerpos a la morgue del hospital «Juan Germán Roscio», cuya reparación fue en «tiempo récord» por parte de personal de la empresa Minerven.

«Al traer los cadáveres se les tomará fotos para que sean identificados por sus familiares», señaló Colina. «El equipo multidisciplinario se mantendrá en la búsqueda hasta que verifiquemos que no haya más nadie en la mina», adelantó el vocero de seguridad ciudadana.

Por su parte, una vocera del servicio de medicina y ciencias forense, precisó que, debido al estado de descomposición de los cuerpos, se haría el proceso lo más expedito posible para así darles cristiana sepultura.

Hospital abarrotado 

Alrededor de las 4 de la tarde de este sábado, 3 de junio, se pudo constatar una gran concentración de familiares y amigos de los trabajadores mineros fallecidos, quienes esperaban por la confirmación de identidades para así retirar los cadáveres y trasladarlos hasta el cementerio municipal, donde se requería una retroexcavadora para acondicionar el lugar.

Hasta el momento de la redacción se mantenía el proceso de identificación de los cuerpos, mientras se corrían varios rumores sobre la posibilidad de más cuerpos en la Mina Isidora.

Cabe recordar que desde las horas de la madrugada del pasado martes 30 de mayo se registró un fuerte aguacero que colapsó varias minas de la zona, entre ellas la Mina Isidora la cual tiene acceso por la mina Talavera, desde donde habría ingresado el torrente de agua que tomó por sorpresa a los mineros artesanales que se encontraban en el lugar.