Foto cortesía Flickr

Ciudad Guayana.- La Organización Mundial de la Salud (OMS) define a la lactancia materna como una de las mejores formas de garantizar el bienestar y supervivencia de los niños. Sin embargo, estima que dos de cada tres menores no son amamantados exclusivamente durante sus primeros meses de vida, como es recomendado.

Con el fin de promover esta práctica, la OMS y la Alianza Mundial para la Acción sobre Lactancia Materna (WABA, por sus siglas en inglés), conmemoran la Semana Mundial de la Lactancia Materna (SMLM) durante los primeros siete días del mes de agosto.

Cada año, la SMLM se especifica en un tema alineado con los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS), y este 2022, fue presentada como «Impulsemos la Lactancia Materna: Apoyando y Educando», para así concentrarse en fortalecer la capacidad de los actores encargados de proteger y promover la lactancia materna en diferentes ámbitos de la sociedad.

Alimento ideal

María Andreina Orive, médico cirujano, explicó que la leche materna contiene nutrientes y sustancias que le confieren al bebé protección frente a infecciones gastrointestinales, respiratorias y trastornos cardiometabólicos, además de fortalecer su desarrollo cognitivo, psicomotor y su bienestar emocional. 

«Un niño que se alimenta de manera adecuada va a poder desarrollarse como se espera para su edad, e incluso puede estar por encima de lo esperado», argumentó. 

Asimismo resaltó la importancia de amamantar al bebé al menos hasta los dos años de edad, dándole exclusividad a la lactancia durante los primeros seis meses y, posteriormente, complementarla con “una alimentación guiada por el pediatra”.

De acuerdo a Orive, la lactancia materna no solo beneficia al bebé, sino que ayuda a la madre a recuperarse físicamente y a prevenir la depresión posparto.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) señala que, las mujeres que no amamantan, presentan un riesgo 4 % más alto de padecer cáncer de mama y 27 % mayor de cáncer de ovario. De igual manera, corren mayor riesgo de padecer hipertensión y enfermedades cardiovasculares.

Por otra parte, durante el periodo de lactancia, el contacto piel a piel estrecha el vínculo entre la madre y el hijo, «es relajante para el bebé porque se acuerda cuando estaba en la barriguita», mencionó Orive.

Entre otros beneficios, estimula el sentido del gusto y del olfato en el niño.

Mitos y realidades sobre la lactancia materna

Numerosos mitos han sido transmitidos culturalmente, promoviendo actitudes negativas hacia la lactancia materna. María Amaral, pediatra puericultor, explicó la realidad que existe detrás de algunos de ellos.

Los sustos, disgustos o impresiones fuertes pueden cortar la leche

Es recomendable que los momentos de ansiedad en la madre sean mínimos, debido a que la liberación de cortisol, conocido como “hormona del estrés”,  influye en la producción de leche materna y disminuye su cantidad.  

Es necesario crear un horario para amamantar

La lactancia materna es a libre demanda, el bebé decidirá cuándo ser amamantado.

«La lactancia deforma el pecho»

Los pechos cambian constantemente durante el embarazo y la lactancia. Sin embargo, aunque su volumen aumenta durante este periodo, posteriormente vuelven a su forma original.

La madre debe tener una alimentación especial mientras amamanta

La alimentación de la madre debe ser balanceada, sin prohibición de algún tipo de alimento. 

Los senos pequeños producen poca leche

El tamaño de los senos no influye en la producción de leche. El volumen de estos es determinado por el tejido graso, y no por las glándulas productoras.  

Al contener todos los nutrientes que un bebé necesita, la leche materna es el mejor alimento que puede recibir durante sus primeros años de vida.

Los expertos recomiendan a las madres recibir apoyo familiar y de un especialista durante este período para garantizar una buena técnica de amamantamiento y el bienestar de ambos.