Lesmes Iglesias
Lesmes Iglesias, el chef guayanés especializado en comida mediterranea.

Ciudad Guayana.-Quien iba a pensar que la vida de Lesmes Iglesias daría un giro de 360º cuando como migrante venezolano en la ciudad de Madrid, España y sin saber nada de la gastronomía.

Comenzó a trabajar en uno de los restaurantes más famosos de España, «El Pabellón del Espejo» con el cargo de lavaplatos y terminó siendo el chef encargado del mismo.

Lesmes Iglesias Astudillo llego al país europeo con ganas de forjar un mejor futuro y crecer profesionalmente.

Iglesias dijo que en este país aunque uno tenga la nacionalidad española sigue siendo un migrante, es decir, un «recién llegado» y es donde te das cuenta que no tienes comida ni absolutamente nada y «es allí cuando todo se torna difícil».

Su primer empleo fue como lavaplatos aunque «no sabía cocinar nada», el dueño del establecimiento «vio algo en mí, que yo nunca me había dado cuenta» y fue quién me pagó los estudios de gastronomía.

«A partir de allí, inicie mis estudios, emprendí y fui ascendido como chef encargado del restaurante «El Pabellón del Espejo».

Como chef principal, Lesmes duró 6 años y se especializó en comida mediterránea.

«En España, un chef es tratado como la persona encargada de brindar un servicio de primera a los comensales».

Lesmes Iglesias vuelve a Venezuela

Para Lesmes Iglesias volver a su país, fue un cambio drástico. «Llegué en plena crisis económica».

«Y trabajar como chef de comida mediterránea se hizo complicado por los altos costos de los ingredientes, problemas de las importaciones y precios de los platos».

Por ende, «mi trabajo en Venezuela fue cambiando y empece a fusionar creando mis propios platos, convirtiendome en un chef de cocina creativa».

«La mayoría de los cocineros en Venezuela somos de cocina creativa porque creamos nuestros propios platos con los ingredientes que conseguimos».

Iglesias comparó la hostelería de otros países con la de Venezuela y explicó que «afuera trabajas bajo recetas con productos que no se pueden cambiar y si falta un ingrediente no puedes ofrecer el plato al comensal».

En cambio, en Venezuela por la falta de insumos, los platos pueden cambiar constantemente.

En cuanto al trabajo, un cocinero en otros países tienen una buena remuneración, mientras que en Venezuela el chef es muy mal pagado.

«Cuando llegué de España, preferí trabajar como capitán de mesonero porque tenía más beneficios y vivía mejor»

«Ganaba un poquito más que el chef, pero las propianas ayudaban mucho», agregó.

Un platillo especial para alguien especial

«Este platillo es muy importante para mi y nunca lo olvido porque fue el que le preparé a una mujer, que hoy en día es mi esposa».

Ese plato fue un lomito de cerdo en wiski con vegetales salteados. «Ella le gusto mucho y de esa manera nació la idea de montar un negocio de comida llamado ‘Rancho Loefling’, que actualmente tiene 15 años aproximadamente» de inaugurado.

Lesmes no tiene ningún secreto culinario a la hora de preparar su «comida creativa», pues solo se basa en tratar de conseguir ingredientes de buena calidad, aunque sea difícil.

«En Guayana, nos hemos reinventado porque los platos son realmente costo y la gente no los compra, ya que, buscan algo más económico para salir y distraerse», dijo Lesmes Iglesias.

«Preparar platos internacionales y de calidad en Venezuela es complicado».

«Iniciando con los altos costos de los ingredientes, si hay o no el producto en el mercado y en caso de conseguir los ingredientes ‘¿Qué precio le puede colocar?’ para que el consumidor pueda comprarlo».

«Tengo una anécdota con mi esposa en un aniversario de bodas fuimos a comer a un restaurante muy elegante, al que pudimos asistir solo esa vez por los altos costos».

«Así como este restaurante, muchos en la ciudad han cerrado sus puertas por la escacez de ingredientes, además de que no se ingenian en la cocina para servir distintos menús y que los comensales puedan poder costear».

Plato prefeido de Lesmes Iglesias

«Mi plato preferido es la pasta con marisquería y crema blanca. Me encanta cocinarla, pero no puedo comerla porque soy intolerante a la lactosa».

Este platillo esta compuesto por espagueti, camarones, mejillones con una crema blanca, que se realiza con leche evaporada.

Enseñar este arte a otros jóvenes

«Me destaco por enseñarles a todos los que están en mi cocina, aunque no a todos les gusta incursionar en este mundo, la experiencia ha sido realmente reconfortante y me ha sorprendido muchísimo», comentó.

«Muchachos que no sabían cual era la sal, hoy terminan preparando grandes platos que en ocasiones superan al mismo chef”, explicó Iglesias.

«Actualmente, hay un jóven llamado Cristian, que trabaja en mi cocina y él empezó sin saber absolutamente nada y hoy en día se destaca mucho en esto».

También «esta Carlos Rivera, otro que tampoco era un experto, creció en mi cocina y en la actualidad está encargado de varios restaurantes».

Por último, «puedo mencionar a Héctor, que también le pasó como a mí. Él era camionero y por necesidad empezó a incursionar en la gastronomia, en la que desarrollo una pasión enorme y se ha convertido en un gran chef», destacó.

Perfeccionismo en la cocina

«En la cocina la perfección no existe, trato de hacer las cosas como yo creo que pueden salir mejor. Para mi, la palabra ‘perfeccionismo’ no está en mi diccionario».

¿Por qué no existe la perfección en la cocina? porque «la profesión de chef es una de las profesiones más difíciles, debido a que a uno le puede parecer maravillosos, exquisito, exótico a otra persona no le puede gustar y allí es donde dejamor de ser perfectos».

«Ser un chef perfeccionista es hacer platos para que a todos les guste y eso es imposible».

Una persona que trabaje junto a Lesmes, debe hacer lo mismo que él: Crecer, aprender y sobre todo respear la comida, pues en este mundo colinario es «algo sagrado y merece todo el respeto».

El chef de comida mediterránea añadió que «el desorden puede dañar algún plato y desperdiciar la comida es uno de sus mayores enemigos».

«Odio botar la comida porque siento que es un pecado para Dios».

«Este mundo es mi vida. Me hadado mi familia, esposa, grandes amistados, admiradores pero también personas que que no les caigo bien. En conclusión, la cocina para mi lo es todo».

En ocasiones, hay momentos en los que a muchos se nos quitan las ganas de cocinar, en el que dices:

“No quiero trabajar por un determinado tiempo, en el idioma de la cocina se llama que ‘Nos quemamos’, hasta que llega alguien y te dice ‘si tú no me lo cocinas no me lo como’ y eso es lo que te devuelve aquellas ganas y esa pasión», reflexionó.

Mensaje para los futuros cocineros

«El principal requisito para incursionar en este mundo es tener pasión y con la pasión no se nace, al contrario se va creando mientras vas aprendiendo».

«Cada comensal que prueba tu plato, te va admirando y diciendo que es uno de los mejores del mundo, entonces eso es pasión, eso es lo que te hace crecer y ser el mejor».

«La cocina no es nada fácil, él que piensan que es así, está totalmente equivocado. Todos los días se aprende»

«Siempre habrá nuevas técnicas o recetas y tienes que aprenderlas, aunque las limitantes en muchas ocasiones es la falta de ingredientes», finalizó Lesmes Iglesias.

Al preguntarle sobre sí nos regalaría una receta, Lesmes nos recomendó sus famosos camarones al ajillo, plato preferido de su hija.

Receta de Camarones al ajillo

Ingredientes:

  • 500 gr de camarones frescos
  • 1 cabeza de ajo
  • 2 ramas de cebollín
  • 1 copa de vino blanco + 1 rama de perejil
  • 2 limones
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta al gusto

Preparación

  1. Coloque una sartén al fuego con un poco de aceite de oliva.
  2. Sofría los dientes de ajo triturados por unos minutos hasta que doren.
  3. Agregue los camarones y saltee por algunos minutos. Los camarones cambiarán a un color rosado.
  4. Agregar cebollín finamente picado, vino, mantequilla y unas gotas de jugo de limón. Condimente con sal y pimienta.
  5. Saltee por 2 minutos cui dando no se cocinen mucho los camarones, sino quedarán con una consistencia de goma.
  6. Sirva los camarones decora dos con perejil picado.
  7. Acompañe con pan tostado, rodajas de limón o la guarnición de su preferencia.
Lesmes Iglesias
Plato de camarones al ajillo. Foto: Lesmes Iglesias