Ciudad de México.- El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, prometió este jueves que no habrá «impunidad» tras el arresto de al menos 30 marinos por casos de desaparición forzada en Nuevo Laredo, norteño estado de Tamaulipas, desde 2014.

«La instrucción es que no se tolera la violación de derechos humanos. Cero impunidad, trátese de quién se trate», expresó el presidente en su rueda de prensa matutina en Palacio Nacional.

López Obrador recordó que se trata «un hecho que se presenta en el Gobierno anterior», del presidente Enrique Peña Nieto (2012-2018) y que «se heredó».

Explicó que la Fiscalía General de la República dio seguimiento al caso, logró que un juez ordenara la captura de los marinos y la misma Secretaría de la Marina «ayudó para la detención de todos estos elementos».

«Se detuvieron 29 en tres días y faltó uno que ya está detenido por otras causas. Ya están los 30 detenidos a disposición de los jueces», expresó López Obrador.

El presidente dijo que fue informado del asunto por el secretario de la Marina, Rafael Ojeda, quien lleva varias semanas convaleciente por haber enfermado por segunda vez de covid-19.

López Obrador opinó que la guerra militar contra el narcotráfico iniciada en el Gobierno de Felipe Calderón (2006-2012) fue «un absurdo que causó «mucho daño».

Y aseguró que en la actualidad ya hay «una actitud distinta» del Ejército y de la Marina a la que había antes, cuando «abatían a presuntos delincuentes y profanaban sus cuerpos».

El mandatario pidió «respetuosamente» a la Fiscalía que informe a la prensa sobre los avances del caso.

México afronta una crisis histórica de desapariciones con un registro de 86.663 personas no localizadas desde 1964.

Según la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas, Tamaulipas ocupa el segundo puesto en número de personas desaparecidas, solo por detrás de Jalisco, con más de 1.280, es decir, alrededor de un 8 % de la cifra de todo el país.

El estado cuenta con gran presencia del crimen organizado y en Nuevo Laredo actúa el Cartel del Noroeste, escisión de los Zetas.

 

EFE