El serbio Novak Djokovic fulminó al ruso Andrey Rublev por un severo 6-1, 6-2 y 6-4, en dos horas y tres minutos, en los cuartos de final del Abierto de Australia, una ronda en la que no mostró fisuras ni en su juego ni en su estado físico, aparentemente sin molestias en el muslo izquierdo.

El campeón de 21 títulos ‘major’ alcanza por décima vez las semifinales a orillas del Yarra y se sitúa tercero en este capítulo, en una lista liderada por el suizo Roger Federer, con 15 participaciones en la ronda previa a la final.

El serbio, cuarto de la ATP y posible número uno si gana el torneo, completó en cuartos de final una actuación brillante ante un espeso Rublev, que no fue capaz de cambiar de estrategia para impedir que el balcánico volviera a lucirse en su querida Rod Laver Arena.

Djokovic sumó su participación número 44 en unas semifinales de Grand Slam y se queda a dos del propio Roger Federer, que tiene 46.

Igualó con 26 victorias consecutivas al estadounidense Andre Agassi como el jugador de la Era Open con mayor número de partidos ganados seguidos en el Abierto de Australia.

Comenzó esta racha con su victoria sobre el estadounidense Mitchell Krueger en la primera ronda de la edición de 2019.

Su siguiente rival será el estadounidense Tommy Paul, que despertó del sueño a su compatriota de 20 años Ben Shelton.