Tommy Paul se convirtió en el primer estadounidense en alcanzar las semifinales del Abierto de Australia desde Andy Roddick en 2009, después de sobreponerse a su compatriota Ben Shelton por 7-6(6), 6-3, 5-7 y 6-4 en un partido que duró tres horas y seis minutos.

Paul será el último representante estadounidense en un cuadro que acumuló hasta cuatro tenistas de este país en la ronda de octavos de final (Sebastian Korda, Tommy Paul, J.J. Wolf y Ben Shelton).

El joven de Atlanta entusiasmó a una grada aletargada por el intenso calor austral y se puso el dedo en el oído para pedir su apoyo con vistas a una cuarta manga que sería definitiva.

Paul consiguió una temprana rotura en el cuarto set y conservaría la ventaja hasta el 6-4 definitivo.

El orden, la repetición y el gran servicio de Paul se impuso a la improvisación y el intermitente tenis de un joven Shelton que ofreció atisbos de un potencial que podría alcanzar altas cuotas si continúa con el trabajo, y la consiguiente mejoría, que lo aupó hasta los cuartos de final del ‘major aussie’.