Copenhague.- El denominado Nobel Alternativo, que cada año entrega la fundación sueca Right Livelihood Award, ha distinguido este jueves a la red de cooperativas venezolana Cecosesola y a activistas de Ucrania, Somalia y Uganda.

A Cecosesola se la reconoce «por establecer un modelo económico equitativo y cooperativo como alternativa sólida a las economías basadas en el lucro», según el fallo difundido en un acto celebrado en la Casa de la Cultura de Estocolmo.

El jurado ha premiado también el compromiso con la paz en Somalia de Elman Peace, la lucha por la democracia en Ucrania del Centro para las Libertades Civiles y el trabajo por la justicia climática en Uganda del Instituto Africano de Gobernanza Energética.

«Con más de medio siglo de experiencia Cecosesola ha mejorado las vidas de miles de familias proporcionándoles acceso a la salud, la educación y los alimentos», resalta el fallo.

Fundada en 1967 en el estado de Lara, Cecosesola es una red de organizaciones de base comunitarias de zonas de bajos ingresos que producen y suministran bienes y servicios asequibles a más de 100.000 familias de siete estados de Venezuela.

Incluye desde servicios funerarios cooperativos hasta mercados de alimentos, una red sanitaria, servicios de ahorro y préstamo, granjas de producción agrícola y plantas de procesado.

Las actividades económicas de Cecosesola son autofinanciadas casi en su totalidad y ofrecidas «muy por debajo» de los precios de vista minorista, explica la motivación del premio.

El galardón «agiganta la posibilidad de compartir a nivel internacional nuestra experiencia de más de 50 años y crear nuevas relaciones con organizaciones y personas que están empeñadas también en la construcción de un mundo solidario», destacó Cecosesola, en palabras recogidas por la fundación sueca.

ACTIVISMO EN UCRANIA, SOMALIA Y UGANDA

Desde su creación en 2007 la misión del Centro para las Libertades Civiles ha sido promover los derechos humanos, la democracia y la solidaridad, así como reforzar la sociedad civil ucraniana y sus instituciones, resalta el fallo.

Esta organización, dirigida por Oleksandra Matviichuk, ha contribuido también a reforzar la sociedad civil ucraniana y las instituciones nacionales.

Asimismo, ha impulsado el fomento del Estado de derecho y la adhesión al derecho internacional, entre otras cosas pidiendo que Ucrania se convierta en miembro del Tribunal Penal Internacional.

El jurado ha reconocido asimismo el compromiso «por promover la paz, la desmilitarización y los derechos humanos en Somalia frente al terrorismo y la violencia de género» de Elman Peace, la comunidad creada por Ilwad Elman, que la dirige con su hija, Fartuun Adan.

A través de esta organización, ambas han utilizado soluciones innovadoras y culturalmente relevantes para apoyar a las supervivientes de la violencia de género, desarmar y rehabilitar a los niños combatientes y dotar a las mujeres y a los jóvenes de habilidades laborales y de liderazgo.

El modelo de Adan y Elman, basado en el desarme y la reintegración, ha sido exportado también para abordar conflictos similares en toda África Occidental y Central.

Del Instituto Africano de Gobernanza Energética se resalta asimismo su «valeroso» trabajo por la justicia climática y los derechos comunitarios «vulnerados por proyectos energéticos extractivos en Uganda».

Esta organización, creada en 2005, ha estado en primera línea de la lucha para intentar parar la construcción de un oleoducto para transportar petróleo de Uganda a Tanzania, lo que le ha valido «amenazas», «acoso» y «arrestos» por parte de las autoridades.

CUATRO DÉCADAS PREMIANDO EL ACTIVISMO SOCIAL

«Los galardonados son activistas de base dedicados a fortalecer a sus comunidades. Frente a la gobernanza fallida y la ruptura del orden -que incluye guerras, terrorismo, extractivismo, desplazamientos masivos y crisis económicas- han establecido nuevos sistemas que sitúan a los seres humanos en el centro», resaltó el director ejecutivo de la fundación, Ole von Uexküll.

Los cuatro galardonados fueron escogidos entre un total de 175 candidaturas de 77 países y cada uno recibirá 1 millón de coronas suecas (91.650 euros, unos 88.203 dólares).

El Premio al Correcto Modo de Vida (Right Livelihood Award), como realmente se llama este galardón que distingue la labor social de personas e instituciones en todo el mundo, fue instituido en 1980 por el escritor y eurodiputado sueco-alemán Jakob von Uexküll.

En sus más de cuatro décadas de existencia, el Nobel Alternativo ha distinguido a 190 personas y organizaciones procedentes de 74 países.

Su anuncio precede, como es habitual, a la ronda de anuncios de los premios Nobel, que arrancará el lunes próximo con el de Medicina y seguirá en los días siguientes con los de Física, Química, de Literatura y de la Paz, para cerrarse a la siguiente semana con el de Economía.

 

EFE