Notas Pediátricas. Autoplacer en el niño

51

La masturbación consiste en la manipulación o frote de los órganos genitales, acompañados de sensación erótica placentera. Antes de  los 2 años de edad es posible observar casos de masturbación en el niño. De acuerdo a la mayoría de los sexólogos, casi todas las personas y especialmente los varones, en alguna época de su vida, se han masturbado.

La práctica más común es la de fricción de los órganos genitales sobre diversos objetos (boca abajo sobre el colchón, la almohada, contra pilares, muros o puertas en posición de pie).Estos movimientos rítmicos se asocian a expresiones faciales placenteras, y puede llegar a sentir orgasmo, sin lógica eyaculación, con respiración jadeante y sudoración. Otras veces las manipulaciones son directas sobre el órgano genital y hasta bajo los vestidos o a través de los bolsillos. Otras formas de masturbación y que pueden ser riesgo de lesión son inserción de objetos dentro del pene o vagina, y por experiencias en bicicletas y juegos de rodamiento.-

En general, los actos de masturbación se realizan cuando el niño esta solo o no es visto por los mayores.-

La masturbación moderada no altera la salud física, al revés de cuando es excesiva donde puede provocar alteraciones emocionales tales como temores diversos, sentimientos de culpa o pérdida del propio respeto.

La principal causa inicial es la sensación placentera, obtenida por la manipulación o toque accidental sobre los genitales y, con el objeto de repetir el placer experimentado, se puede crear el hábito. Hay por supuesto otros factores estimulantes, tales como excitaciones por vestidos muy ajustados,fimosis,descarga vaginal, lesiones pruriginosas en la zona genital, irritaciones uretrales, prolongación del niño en la cama, infecciones urinarias, Este habito «ocurre con mayor intensidad cuanto mayores sean los conflictos que tenga el niño»(Weinstein).

El único medio eficaz de tratamiento es la comprensión intelectual y moral del niño. El médico debe aclarar a los padres que la masturbación en el niño no provoca daño alguno, y tan solo cuando es exagerada (varias veces al día) es un mal habito que debe formar de un cuadro psicopático mayor, acompañado de otros síntomas.-

Los castigos, amenazas, hablar sobre «desastrosas consecuencias», son procedimientos que hacen más daño que la masturbación en sí misma. Es esencial el buen entendimiento y cooperación de los padres; estos son los «los dos terapeutas más importantes para el bienestar del niño y para ayudarle a comprender tal actitud».

Al comienzo de los actos masturbatorios, los padres no deben mostrarse exaltados frente al niño. En tono suave pueden decirle al niño: «eso no es apropiado para un buen chico», o si es muy pequeño, apartarle las manos o retirarlo suavemente del objeto contra el cual se está friccionando y distraerlo inmediatamente con otras actividades.

Se debe realizar un examen pediátrico para eliminar las causas objetivas posibles. Algunos autores indican la circuncisión si es necesaria..

Adoptar medidas de higiene necesarias tales como limpieza de órganos genitales, recreación apropiada con adecuado programa diario de actividades, vestidos holgados.

Si el niño es mayorcito, hay que darle información apropiada franca, serena y clara en relación a sus posibles interrogantes respecto a situaciones sexuales.

Los caso demasiados intensos justifican la consulta con un psicoterapeuta de niños o los servicios de una clínica de higiene infantil.-

Hasta la Próxima.

Dr. Hugo Lezama Hernández.

Pediatra Puericultor. Egresado de la Universidad de Oriente (UDO).-

Miembro activo de la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría. Filial Bolívar. Secretario de Relaciones Institucionales, Período 2021-2023.-