Tokio, Japón. El espadachín bolivarense Rubén Limardo Gascón posteó una reflexión en sus cuentas sociales, en las que asomó su opción de seguir en competencia, para futuros eventos.

Limardo, medalista de oro en la disciplina de espada en los Juegos Londres 2012, llegaba a Tokio 2020 con esperanzas de alcanzar una de las tres medallas de su disciplina en disputa, pero cayó en el primer combate que efectuó.

El nacido en Ciudad Bolívar,  Bolívar (Venezuela), resultó eliminado en la ronda de 32 del torneo de espada individual de los Juegos Olímpicos de Tokio-2020 tras ceder  ante el francés Romain Cannone, quien a la postre se convirtió en el nuevo campeón de la espada olímpica.

“Cada error supone la posibilidad de enmendarlo con una mejor actitud. En Tokyo no cumplí con ninguno de mis objetivos y me hizo reflexionar sobre lo que soy como atleta. La única conclusión que hice  es que a pesar de todo. no tengo pensado rendirme….”reflexionó Limardo Gascón, cuyo recuerdo a su madre fallecida, antes de colgarse la medalla de oro londinense, siempre ha marcado la historia para quienes conocimos su integridad como atleta.

“Nací para ser campeón y sé que en cualquier momento volveré a sonreír en una competencia. Gracias Tokyo, pronto simplemente serás un recuerdo…”refirió Limardo, dando un primer paso a su reinicio para conquistar, pese a sus 35 años, nuevos lauros nacionales e internacionales.

 

Rodrigo Malagón Forero

Foto: cortesía @rubenoszki