Ciudad Guayana.- Las cinco variantes de preocupación del virus del SRAS-COV-2 han sido identificadas en las Américas, incluida Omicrón, que ahora está en tres países, según una actualización epidemiológica de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

La variante que aparece con más frecuencia es la Delta, y desde que se notificó por primera vez en julio del 2020, 181 países de todo el mundo incluidos 54 países y territorios de las Américas han notificado su detección, señala la Actualización de la OPS.

La variante Omicrón, designada como Variante de Preocupación por la Organización Mundial de la Salud la semana pasada, ha sido reportada en al menos 25 países del mundo, pero «no está claro si la infección con la VOC Ómicron causa una enfermedad más grave en comparación con las infecciones con otras variantes”, o si causa una enfermedad más grave.

«Comprender el nivel de gravedad de VOC Omicrón podría tomar varias semanas. Todas las variantes del SARS-CoV-2, incluida la VOC Delta que es dominante a nivel mundial, pueden causar una enfermedad grave o la muerte, en particular para las personas más vulnerables; por lo que la prevención siempre es lo más importante», dice la actualización epidemiológica de la OPS.

Las otras variantes que ahora circulan, predominantemente Delta, pero también Alfa, Beta y Gamma con menor ocurrencia, están asociadas con un aumento de la transmisibilidad “en comparación con las variantes ancestrales.”

«La OPS/OMS recomienda a los Estados Miembros continuar sus esfuerzos para aumentar la cobertura de vacunación contra la COVID-19 y mejorar la adherencia a las medidas de salud pública que disminuyen la transmisión del virus del SARS-CoV-2», dice la actualización.

También pide a los países que sigan realizando la secuenciación genómica de las muestras de SARS-CoV-2 y que vigilen cambios en la incidencia de COVID-19. Las pruebas actuales de PCR pueden detectar Omicron y las demás variantes.

Con relación a la efectividad de las vacunas, “la OPS/OMS resalta que las vacunas actuales siguen siendo eficaces para prevenir el desarrollo de enfermedad grave y la muerte.

Agencias