Ciudad Guayana-. Sarai Lostte fue recibida la noche del domingo 26 de enero, en el referido centro asistencial del Ivss, le dijeron que tenía 1 dilatación y dinámica para parir esa misma noche, después del cambio de guardia le realizaron el tacto y le informaron que ella, aún no estaba en labor de parto, enviándola a su casa en la mañana del lunes 27 enero.

Lostte, siguió las instrucciones dadas por el especialista retirándose esa misma mañana a su hogar, pero durante el día se sintió mal, presentó mucho dolor, también fiebre, aguantó todo lo que pudo hasta la mañana del día martes, cuando decidió regresar al hospital.

Aproximadamente a las 6:00 de la mañana, volvieron a ingresarla, después de una hora le realizaron un eco para notificarle que tenía 7 dilataciones y que su bebé no tenía signos vitales.

Por este hecho necesitaba ayuda médica para poder expulsar el cuerpo sin vida de su hija. Una vez que culminó todo el proceso, su bebé tenía más de 24 horas fallecido y su muerte fue causada por ingerir mucho líquido amniótico.

“Mi hija pudo haber nacido viva, pero no me atendieron a tiempo y le causaron la muerte” dijo Sarai Lostte.

Asimismo Lostte, resaltó que no le dieron ningún documento que abalara su ingreso al hospital,  “mágicamente mi historia médica desapareció y para colmo tampoco me dieron el certificado de defunción”, por lo que no pudo retirar el cuerpo de la menor.

Cuando se acercó a la morgue para intentar solucionar la situación, se enteró por parte de los trabajadores de ese departamento que las cavas no estaban funcionando y que el cuerpo se encontraba en avanzado estado de descomposición.

Víctima de este suceso, exige justicia y que las autoridades pertinentes tomen acciones con respecto a su caso y muchos otros que suceden a diario, no solo en el hospital Uyapar, sino dentro de todos los centros asistenciales del país.

Katiusca González Gutiérrez
Pasante