Marwin González lleva dos días frente a la Gobernación de Bolívar pidiendo ayuda. Foto: cortesía

Ciudad Guayana.- Marwin González continúa con el clamor desesperado a las autoridades gubernamentales para que den el aporte económico que le hace falta y así poder repatriar el cuerpo de su hija, que falleció hace dos meses y 10 días en Trinidad y Tobago. 

Tras ser ignorado por el Gobierno Nacional en una reciente visita a Caracas y por el llamado gobierno interino de Juan Guaidó, a quien le expuso el caso personalmente durante su paso por Puerto Ordaz, Marwin González solo tiene como último recurso encadenarse frente a la Gobernación del estado Bolívar, para que su súplica sea escuchada.

Durante los dos días que lleva encadenado en la Plaza Bolívar del municipio Angostura del Orinoco (Ciudad Bolívar), Marwin González informó al equipo de Nueva Prensa de Guayana que solo ha recibido visitas de la Policía Nacional Bolivariana y del Sebin, exigiéndole que se retire del lugar.

González asegura que los funcionarios de seguridad están tergiversando la información al afirmar que él está solicitando una cantidad de dinero exorbitante para repatriar el cuerpo de su hija: Maholis Valentina González Miratriz.

«Yo no estoy pidiendo diez mil dólares, ocho mil dólares como ellos dicen; el costo para repatriar el cuerpo de mi hija son 4.440 dólares y ya he abonado 3.500 dólares, solo me faltan 940 dólares y una vez que llegue el cuerpo a Venezuela, tengo que pagar por nacionalización 548 dólares, eso es lo que me falta, lo demás lo he reunido yo con mi esfuerzo», dijo Marwin González. 

El caso ha sido expuesto en redes sociales por el diputado al Consejo Legislativo del estado Bolívar, Héctor Barrios, quien mencionó que el Cleb aprobó en crédito adional al gobernador Ángel Marcano 12 mil dólares para donaciones, la semana pasada. «¿Dónde están los reales?», pregunta el legislador.

El caso

Maholis Valentina González tenía 20 años cuando migró a Trinidad y Tobago, entre tantos venezolanos que buscan mejores oportunidadesy calidad de vida, ante la crisis humanitaria compleja que atraviesa Venezuela. 

Tresaños después salió embarazada de gemelos y según comentasu padre, los tres primeros meses fueron complicados, pero jamás llegaron a imaginar que la enfermedad que realmente aquejaba a su hija era leucemia. Maholis Valentina falleció a los 23 años de edad. 

El dinero que hasta ahora ha recopilado Marwin González ha sido por cuenta propia, colaboraciones de terceros. En su estancia por Caracas dijo que visitó hasta la Cancillería y le dijeron que no estaban repatriando muertos, solo venezolanos expulsados de otros países. 

También visitó el Palacio de Miraflores, Servicio Social, Vicepresidencia, donde pudo entregar una carta de la que no obtuvo respuestas y en la Asamblea Nacional le negaron la entrada. 

Elías Rivas