Santiago de Chile.- La Federación de Empresas de Turismo en Chile (Fedetur) cifró este martes en 75.000 los turistas afectados por la huelga nacional de guardaparques que se extiende por 12 días a la fecha involucrando a todas las regiones del país.

Iniciado por los trabajadores del Parque Nacional Torres del Paine, con el curso de los días se han sumado cerca de 40 parques o reservas nacionales que dependen de la Corporación Nacional Forestal (CONAF) a la movilización, manteniendo los recintos cerrados para el recibimiento de turistas.

El paro comenzó luego de que en Magallanes, en el extremo sur del país, fracasara la contratación de 120 guardaparques transitorios de refuerzo para la época estival que se aproxima.

«Históricamente el norte ha estado abandonado en infraestructura, personal. Cuenta con parques de hasta 200.000 hectáreas con un solo guardaparque que trabaja siete por siete y cuando descansa la unidad queda sola», señaló el trabajador José Jara a un medio local, advirtiendo precarización laboral en el sector.

El gremio, además, exige un incremento del presupuesto anual para la CONAF, que actualmente bordea 19.000 millones de pesos (más de 20 millones de dólares) destinados a 18 millones de hectáreas del Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas.

«Sabemos del trabajo que ellos hacen es muy importante, y sabemos las precarias condiciones en las cuales ellos trabajan, entonces apoyamos lo que ellos están planteando y esperamos que haya una solución, que, de frentón, vaya en mejorías de sus condiciones salariales, de la falta de equipamiento, de la falta de infraestructura», señaló la vicepresidenta Ejecutiva de Fedetur, Helen Kouyoumdjian.

La seguridad también se transformó en un punto relevante para los trabajadores movilizados, luego de que en el Parque Nahuelbuta, 800 kilómetros al sur de Santiago, se registrara un ataque incendiario que acabó con una casa y tres bodegas en el marco de un conflicto territorial.

«Lo que vimos este fin de semana en el Parque Nahuelbuta, fue básicamente una muestra de la inseguridad, y la vulnerabilidad en que se encuentran los guardaparques. Se suma ese otro problema que es el de la seguridad y el que bandas organizadas estén entrando y haciendo este tipo de desmanes, que lo consideramos además, como cualquier acto delictual, muy cobarde, muy grave, y pedimos al Gobierno que se haga cargo de la seguridad de los parques, de los guardaparques y de las personas que quieren ir a hacer una actividad de conservación o de turismo en los parques, eso es lo que nosotros necesitamos hoy día», enfatizó Kouyoumdjian.

De acuerdo con la empresaria del turismo, Chile es un destino que es muy demandado por el turismo natural, el cual se realiza mayoritariamente en los parques, y según encuestas realizadas por Fedetur el 70 % de la razón por la cual las personas que visitan el país, lo hacen por el turismo en la naturaleza.

«La dimensión de la importancia que tiene el turismo en los parques y por lo mismo haciendo una cuantificación de eso en término de la visitación tanto de turistas extranjeros como de turistas nacionales, nosotros estamos perdiendo del orden de 100 millones de dólares mensuales por no poder funcionar», agregó Kouyoumdjian.

En junio de este año, el presidente de Chile, Gabriel Boric, anunció una inversión de 30.000 millones de pesos (cerca de 30 millones de dólares) para reactivar el sector turístico, uno de los más golpeados por la crisis sanitaria.

EFE