Directivos del Complejo Siderúrgico Nacional Planta Casima y CVG se reunieron para tratar temas como los malos cálculos salariales, vacaciones , impago de las prestaciones sociales y bonos de producción. Así lo declararon trabajadores activos de la siderúrgica.

«Hay malos cálculos en las quincenas, malos cálculos en las vacaciones, no se están pagando las prestaciones sociales, los bonos de producción, ayuda escolar, ni ningún beneficio estipulado en nuestros contratos colectivos», expuso uno de los trabajadores consultados por Nueva Prensa Digital.

En el último mes empleados de distintos sectores de Ciudad Guayana introdujeron ante mecanismos como la Inspectoría del Trabajo, la Corporación Venezolana de Guayana o el Ministerio público, al menos, cuatro documentos que solicitan la revisión de temas como las vacaciones o los malos cálculos salariales, en base la maqueta de la Onapre. Sin embargo, ninguna de estas solicitudes ha obtenido respuesta alguna.

Pese al silencio de los entes regulares a los que recurrieron la masa laboral de Guayana, los trabajadores de Planta Casima aseguraron que el vicepresidente para asuntos del trabajo de la CVG, José Gregorio Villarroel, se comprometió a revisar estas exigencias y aplicarlas en la siguiente quincena.

“Existe una diferencia con los costos reales y lo que se está pagando. Ellos ordenaron que se revisaran nuestras solicitudes y en caso de que realmente existan las fallas, se comprometieron con pagarle a cada trabajador la deuda que exista”, señaló un empleado.

También reseñaron que la Onapre aún no ha abierto ningún casillero, para ninguna empresa, con respecto a los pagos de las prestaciones sociales.

Contratos «aplastados»

Todos estos reclamos que hacen los empleados de las empresas básicas de Guayana comenzaron a aparecer, de manera contundente, desde el 2018 con la llegada del famoso memorándum 2792.

Este documento alegaba que el aumento de salario dictado por el Ejecutivo era “tan integral”, que muchos de los beneficios que estaban estipulados en los contratos colectivos comenzaron a ser desplazados.

El servicio de Hospitalización, Cirugía y Maternidad (HCM) es uno de los tantos beneficios que sufrieron con la llegada del memorándum 2792. La Federación de Trabajadores del estado Bolívar (Fetrabolívar), ya introdujo ante la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) una demanda en contra de este memorándum.

Por ahora, los obreros de Planta Casima insistieron que, si las autoridades no revisan sus petitorios, estarán dispuestos a paralizar las activades en una de las sedes del Complejo Siderúrgico Nacional.

Todos estos reclamos que se resumen en la violación de los contratos colectivos, los cuales tienen rango de Ley Orgánica, se están dando en medio de la visita de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) a Venezuela para dialogar sobre las violaciones a los derechos laborales que remarcó la Comisión de Encuestas de la OIT en 2019.