España.- El presidente de Plus Ultra, Fernando García Manso, señaló sobre la ayuda de 53 millones de euros (más de US$60 millones) que la aerolínea solicitó en préstamos que “los necesitábamos de cara a lograr la viabilidad y el futuro de la empresa, de la que dependen directamente 354 familias españolas y cerca de 2.500 puestos de trabajo españoles indirectos”.

Asimismo, indicó que está “previsto recuperar mucha de nuestra actividad a partir del próximo verano con cinco rutas operativas de Madrid a Lima, Caracas, Quito y Guayaquil, así como de Tenerife a Caracas. Posteriormente, reactivaremos nuestro plan estratégico con la apertura de rutas desde España a Colombia, Cuba y República Dominicana”.

Comentó que el empresario venezolano Camilo Ibrahim Issa, supuestamente cercano a la órbita de la vicepresiente Ejecutiva de Venezuela, Delcy Rodríguez, “no ostenta ningún cargo en la estructura de gobierno corporativo de la compañía, tampoco forma parte del accionariado de la aerolínea, ni directa ni indirectamente”, reseña el portal Banca y Negocios.

Si yo le digo que hemos firmado un acuerdo con el Gobierno de Nicolás Maduro para ‘fortalecer el turismo de motor enmarcado en la Agenda económica bolivariana’, y que este acuerdo contempla un pacto con la aerolínea estatal Conviasa, inversiones en hoteles, apoyo a la criptomoneda venezolana petro (perseguida por EE.UU) y una inversión de la administración en algunos de los aeropuertos internacionales de Venezuela, seguramente el escándalo sería mayúsculo”, refirió.

Agregó, refiriéndose a la línea aérea Air Europa, que “si este acuerdo lo negoció otra gran aerolínea española, tal y como anunció personalmente en 2018 el vicepresidente del área económica del Gobierno venezolano, Tareck El Aissami -lo que fue publicado por algunos medios-, no pasa nada”.

Reveló en una entrevista exclusiva con el diario Vozpópuli que “la compañía tiene 23 accionistas, el 84,3% de ellos tiene nacionalidad española o doble nacionalidad hispano-venezolana. El 15,71% restante se reparte ente accionistas extracomunitarios”.

Versión Final