Asunción, Paraguay. Asunción clausuró este sábado con la alegría de un «sueño cumplido» los XII Juegos Suramericanos, los primeros que acoge en la historia de esta competencia que tuvo su primera edición en 1978, hace 44 años en La Paz.

Entre acordes de arpa el fuego suramericano se extinguió después de 15 días de competencias en las que Brasil dominó el medallero, seguido por Colombia y Argentina.

La ceremonia de despedida de los juegos combinó las costumbres guaraníes con ritmos modernos y estuvo animada por un despliegue de luces y fuegos artificiales.

El momento más emotivo lo protagonizó la mascota oficial, Tiríka, quien se hizo merecedor de una medalla de oro en reconocimiento a la hospitalidad paraguaya.

En su intervención, el ministro de la Secretaría Nacional de Deportes (SND), Diego Galeano, agradeció a quienes trabajaron en la organización en su país del evento más emblemático de la Organización Deportiva Suramericana (Odesur).

A su turno, el presidente de Odesur, Camilo Pérez, destacó que en estas justas se rompieron todos los récords, y ratificó el interés de Asunción de albergar los Juegos Panamericanos Junior de 2025.

Asunción congregó a unos 7.000 deportistas de los 15 países socios de la Odesur, que compitieron en 53 deportes en lo que se entregaron 1.303 medallas, de ellas 404 de oro.

El 31 de octubre las ciudades argentinas de Rosario y Santa Fe deberán formalizar su candidatura conjunta para organizar en 2026 los XIII Suramericanos.

La sede será concedida en marzo del año próximo.

Ambas ciudades organizaron los Juegos Suramericanos de Playa (2019) y la Juventud (2022), así como del torneo de Fútbol Playa de la Conmebol.

JUEGOS DE ESTRENO

La capital paraguaya debutó como anfitriona y sirvió, a su vez, de escenario para el estreno en los Juegos Suramericanos de skateboarding o monopatín, y de pádel, este último como deporte invitado.

Después de su aparición en los Juegos Olímpicos de Tokio, el monopatinaje aterrizó en las pistas paraguayas, donde Deivid Anderson Tuesta conquistó la primera medalla de oro en este evento para Perú, y Gabriela Pereira Mazetto, lo hizo por Brasil.

Y si de medallas se trata, Aruba logró en Asunción el mayor número metales, seis, de su historia en estas competiciones.

Kamilah Dammers, en bowling, se convirtió en la primera medallista de oro para la isla.

EXPERIENCIA Y RELEVO

La generación de relevo se hizo presente en Asunción, al igual que deportistas experimentados.

Una de las promesas de Chile que se destacó en suelo guaraní fue Matías González, que con 14 años se impuso en la categoría figuras en esquí náutico.

Su compatriota, Kristel Köbrich, ganó con 37 años un oro en 1.500 metros libres en el que fueron sus sextos juegos suramericanos.

Los cuatrillizos Antonia, Melita, Alfredo e Ignacio Abraham tampoco defraudaron en remo con varios metales para Chile.

También fue figura con sus 14 años Agostina Ariadna Hein, que hizo parte del equipo que se quedó con la plata para Argentina en prueba 4×200 relevo libre.

ANFITRIÓN, AGRADECIDO

Paraguay se despide de sus juegos en el octavo puesto, al igual que en Cochabamba 2018.

Su cosecha de metales fue superior a la de hace cuatro años, cuando logró 30. En casa, los paraguayos obtuvieron 48 metales.

Según cifras oficiales, las competencias atrajeron más de 300.000 espectadores y a alrededor de 71.000 turistas.

Las competencias en Paraguay dieron boleto en 18 deportes para los Juegos Panamericanos de Santiago en 2023, entre ellos natación artística, aguas abiertas, balonmano, boxeo, equitación, esquí náutico, ciclismo MTB, ruta y pista, así como hockey sobre césped.

El evento desarrolló en Asunción y su vecina Luque, así como en la ciudad de Encarnación (fronteriza con Argentina), y la represa de Itaipú Binacional, en el límite entre Paraguay y Brasil.

 Efe deportes