Una de las paradas más críticas es la que está a un lado de la Casa de la Mujer, funcionan la de los BTR y Alta Vista directo

Yessika Muñoz

Ciudad Guayana.- El desabastecimiento de combustible ha perjudicado a diversos sectores, que dependen de movilización vehicular.

Tal es el caso del sector transporte público, que ha disminuido el servicio en Caroní.

La falla del servicio ahora no es por falta de repuestos o insumos, sino que los transportistas invierten la mayor parte del día en una cola de una gasolinera por el carburante. 

Es que los ciudadanos ahora tienen que hacer la cola con sus automóviles en las estaciones de servicio con días de anticipación. Es decir, duermen en las gasolineras; exponiendo su seguridad.

Se preveía que la falta de gasolina traería como consecuencia la paralización del transporte. Este lunes se conoció que muchas estaciones de servicio no estaban surtiendo gasolina.

Entre ellas: Pino de Oro, Paseo Caroní II, San Félix, Vista al Sol, Kavanayen, Santa Inés, Costa Azul.

También se presentó una tranca por parte de los conductores, que amanecieron en la cola de la E/S San Rafael, en San Félix, por la misma razón.

Por lo tanto, las fallas del suministro de gasolina ha provocado inmovilización y retraso en las actividades de los guayacitanos. Desde los padres que deben llevar a sus hijos al colegio hasta los empleados.

Esta situación ha causado, que algunos miembros de la familia se turnen en el transporte de sus hijos para que puedan asistir al colegio, mientras otros hacen la cola en las gasolineras, porque según el plan de suministro deben guiarse de acuerdo al número de placa (par o impar). 

Para los empleados también se hizo notoria la gravedad del transporte público. 

Por ejemplo, Oscar Junior Sánchez, quien trabaja en el Centro Comercial Naraya, ayer -lunes- con dificultad logró llegar a su sitio de trabajo cerca de las 10 de la mañana, para el día martes no sabe a que hora acudirá a su puesto de trabajo.

Comenta que de acuerdo a su horario tiene que estar a las 7:30 a.m., algo que es imposible para él. Es que reside en el sector Altos del Caroní, en el urbanismo Parque Canaima -final de la avenida Atlántico-.

“Debo tomar un transporte en Villa Jade hasta Sierra Parima, luego otro distinto para llegar a Alta Vista, con las pocas unidades estoy en mi trabajo a las 8:30 a.m.”, explica Sánchez.

Así como este usuario, muchos pasan por la misma adversidad diariamente en la ciudad y ahora con la escasez de combustible, para la gente es una odisea subir a un colectivo y cumplir de esta con sus obligaciones.

Nada distinto es para Liliana Guevara, quien reside en San Félix, ella debe tomar con suerte dos autobuses para trasladarse hasta Alta Vista, en donde trabaja.

Describe que todos los días es la misma odisea en cuanto al tiempo de espera para abordar un autobús, motivado a las pocas unidades en circulación y que ahora con el cambio de rutas le afecta el bolsillo, tiene que desembolsar más dinero.

Pero justamente con la novedad de la falta del carburante ahora el problema se hace mayor.

Precisamente este lunes las paradas de San Félix y Puerto Ordaz estaban abarrotadas a primera hora; en tanto que hoy martes la situación era crítica en algunos puntos de la ciudad. 

Por su parte Sánchez dijo, que en las paradas se escuchaba una gran molestia por parte de los pasajeros en relación a la falta de servicio público. Y, que temían el regreso a sus hogares en la tarde.

Ante el problema los empleados que no cuentan con el beneficio de transporte en sus sitios de trabajo proponen salir unas horas antes.

Poca gasolina

Para hoy martes no llegará gasolina a algunos surtidores de San Félix y Puerto Ordaz. En la estación de servicio Caujaro, en Paseo Caroní, la vía fue cerrada por personas que tienen varios días esperando surtir de carburante su vehículo.

Toda la vía fue tomada por la gente que hace cola y llevan muchos horas a la espera de combustible, el problema generó malestar al igual que colapso en las paradas que están a un lado del Centro Comercial Tati, Gran Sabana, Caura y otras.