Las catalinas blancas y negras son muy buscadas por su exquisito sabor

Upata. – Elaborar distintos tipos de dulces, es lo que hace Rosaura López, conocida cariñosamente como “Lala”, desde hace 41 años, y en  su hogar, ubicado en el sector Carlos Enrique Álvarez, calle Bolívar, empieza con mucho entusiasmo cada madrugada a elaborar sus dulcerías, las cuales son llevadas al casco central de Upata, para ser vendidas.

Cariñosamente como le dicen, “Lala”, divide su tiempo entre elaborar sus dulces y cumplir con sus responsabilidades en el hogar, “desde las 3:00 de la madrugada y en compañía de mis hijos, empiezo la faena de preparación del horno y amasado de la harina para elaborar empanadas dulces, envueltos, catalinas negras y blancas, besitos, maría luisa, pan de leche, entre otros, este trabajo forma parte de una tradición familiar.  Desde muy joven mi mamá me enseñó a preparar la masa y sobre los ingredientes que algunas recetas llevan”.

A pesar de algunos inconvenientes como a veces se presenta la escasez de la harina, “Lala”, dijo que esta tradición aún se fortalece en el municipio Piar, pues, los propios y visitantes, siempre degustan esos ricos dulces, con sabores criollos venezolanos, endulzando paladares no sólo de la localidad, también estos manjares son llevados a otros municipios cercanos, enalteciendo la ruta gastronómica en cuanto a dulcería se refiere.

“Me apasiona hacer mis dulces”

A pesar de la crisis, aún continuamos vendiendo, pero poco, “antes elaboraba los dulces todos los días, ahora sólo trabajo dos veces a la semana y se hacen sólo 600 tipos, continúo con esta tradición para mantener mis clientes al ofrecer las dulcerías hechas con mucha pasión y amor, al momento de preparar los diversos tipos de dulces”. 

Sus hijos llevan la tradición en la elaboración de distintos tipos de dulces

Muy alegre “Lala” dijo que todas sus dulcerías se elaboran con ingredientes como; el papelón, el queso, la mermelada de guayaba, leche líquida, azúcar, “de la misma forma como me enseñó mi madre, así he llevado esta tradición a mis hijos y nietos, por ejemplo; para elaborar la catalina, primero derrito el papelón, luego al siguiente día se coloca 25 kilos de harina de trigo en un recipiente, se va agregando los ingredientes como bicarbonato, aceite, mejorador, aliño dulce, se amasa y después se deja reposar 15 minutos, para luego estirarse en una mesa y comenzar a hacer las catalinas, las cuales son las más buscadas”.  

Para finalizar, esta upatense resaltó que no importa cuál de los dulces prefiera el cliente, porque todos son una caricia al paladar al momento de consumirlos, los cuales cierran los ojos y se concentran en el sabor de los tipos de dulces y olores que emanan cada uno de ellos, “mi dulcería está hecha para dar felicidad y placer”, finalizó López.

Indira Zamora