Ciudad Guayana.- Cuidar y fortalecer la salud cardiovascular es importante, sobre todo a partir de los 40 años, edad en que las probabilidades de desarrollar enfermedades que afectan al corazón aumentan.

Una forma efectiva de mantener un corazón saludable es integrar en nuestra alimentación productos ricos en ácidos grasos y fibras con nutrientes que aportan a su funcionamiento.

“Los ácidos grasos son esenciales para la salud del organismo, sobre todo mezcla de omega 3 y 6, potentes protectores de la salud cardiovascular.

Alimentos que son considerados como importantes aportadores de omega 3 son las semillas como chía, linaza y amapola, como también pescados como el jurel, blanquillo, reineta, caballa, merluza y lenguado.

En cuanto a los grandes aportadores de omega 6, destacan los aceites vegetales y las nueces”, 

Además de consumir ácidos grasos a diario, también es importante integrar fibra en nuestras comidas. 

A través de alimentos como legumbres, frutas y verduras, las cuales aportan antioxidantes que ayudan a mantener un corazón saludable, protegiendo la salud cardiovascular del desarrollo de enfermedades como cardiopatías, hipertensión arterial o accidentes cerebrovasculares.

“El rol fundamental de los antioxidantes es prevenir el daño oxidativo de las membranas, ya que permiten tener arterias con paredes de buena calidad».

El organismo no requiere grandes cantidades de antioxidantes, por eso al tener una alimentación balanceada y variada cubrimos nuestros requerimientos.

Algunos de los grupos más conocidos para cuidar la salud cardiovascular son los taninos, que se encuentran en nueces, cacao, vino tinto, uva y hojas de té.

El otro es el licopeno, antioxidante que le da el color rojo a frutas y verduras, el principal aportador es la cáscara del tomate.

Uno de los principales enemigos de la salud cardíaca es el colesterol LDL, más conocido como “colesterol malo”, ya que daña las arterias depositándose en sus paredes, haciéndolas con el paso de los años más estrechas y rígidas.

Para prevenir su acumulación, especialistas recomiendan evitar el “exceso de consumo de alimentos aportadores de grasas de origen animal como mantequillas, margarinas, cremas, mayonesa tradicional, leches enteras, embutidos, fiambres y cortes de carne grasos como costillar, interiores o chicharrones”.

Otro factor que puede afectar nuestra salud cardíaca son los altos niveles de triglicéridos, grasa que se encuentra en la sangre y que contribuye al engrosamiento de las paredes arteriales, los cuales podemos regular a través de una dieta equilibrada y balanceada.

Para prevenir altos niveles de triglicéridos en la sangre, especialistas describen a continuación los alimentos que debemos comenzar a eliminar de nuestra mesa para mantener un corazón saludable:

“Los triglicéridos se forman principalmente a partir de los alimentos que aportan sacarosa (azúcar de mesa), golosinas, bebidas azucaradas, harinas refinadas y alcohol etílico, ya que el consumo frecuente de licores de cualquier tipo favorece el alza de esta grasa plasmática”.

Tengo hipertensión ¿Cómo debe ser mi alimentación?

Dependiendo del origen de la hipertensión arterial, son las restricciones alimentarias que tendrá cada persona.

Siendo la más común la que se genera por el alto consumo de cloruro de sodio, como la sal de mesa y los alimentos procesados.

“La alimentación de una persona hipertensa debe ser de tipo casera y preparada con poca sal de mesa, favoreciendo el consumo de especias para estimular los sabores, como el orégano, comino, pimienta eneldo, ajo, etc».

También es recomendable preferir alimentos frescos y naturales.

 7 alimentos para fortalecer el corazón y que puedes comer a diario

  • Nueces: Por su aporte en fibratos, se recomienda consumir 28 gr al día.
  • Frutas: Ricas en antioxidantes y fibra, es importante incorporar en la dieta 3 porciones diarias.
  • Verduras: Al almuerzo y cena, es importante consumir 2 porciones al día.
  • Aceite 100% vegetal crudo: En ensaladas o al preparar comidas, se recomienda consumir 2 cucharaditas de té al día.
  • Cereales o semillas: La quinoa, amaranto, chía y linaza, son semillas que ayudan a mantener un corazón saludable. Para integrarlas en el desayuno, se pueden combinar con yogurt, jugos o frutas.
  • Aceitunas y aceite de oliva: El consumo de aceitunas y aceite de oliva ayuda a la producción de colesterol bueno (HDL), por eso estos ingredientes deben estar presente en la cocina diaria.
  • Palta: Este alimento es rico en ácido fólico y vitamina E, nutrientes que ayudan a cuidar la salud cardiovascular. Este alimento se puede integrar en el desayuno, almuerzo y cena.