Berlín.- El canciller alemán, Olaf Scholz, subrayó hoy la necesidad de que las fuerzas armadas alemanas vuelvan a priorizar la defensa nacional y dentro de la OTAN como su misión principal, por encima de cualquier otra tarea.

«La principal misión de la Bundeswehr es defender la libertad en Europa o dicho de forma algo menos lírica: la defensa nacional y de la alianza» y «todas las demás tareas deben subordinarse a esta», afirmó.

Durante un discurso en el marco de la Conferencia de las Fuerzas Armadas 2022, Scholz señaló que durante mucho tiempo, Alemania, incluida la clase política, «ha evitado una verdadera priorización de las tareas de la Bundeswehr».

Hacer pozos, garantizar la ayuda humanitaria, contener inundaciones, ayudar en la vacunación en tiempos de pandemia son tareas que «un buen ejército como la Bundeswehr» es capaz de realizar y el país lo aprecia, «pero esa no es su misión principal», agregó.

Destacó que las fuerzas armadas de Alemania, como nación más poblada con la mayor economía y como país en el centro del continente, «deben convertirse en la piedra angular de la defensa convencional en Europa» y en la «mejor equipada» en Europa.

«Alemania está preparada para asumir responsabilidad como líder en la seguridad de nuestro continente», aseguró.

Agregó que la OTAN sigue siendo responsable de la defensa colectiva en todo el territorio de la alianza, con el foco en Europa, y con una «disuasión convincente» como elemento central.

Al mismo tiempo, los europeos deben asumir una responsabilidad notablemente mayor dentro de la OTAN, y la cooperación europea en materia de defensa debe incluir un «cuartel general europeo» capaz de llevar a cabo operaciones, agregó.

Por otra parte reconoció que «el problema quizás más acuciante en Europa» es el número «totalmente confuso» de sistemas de armamento y la competencia entre las diferentes empresas de defensa y agregó que sólo un «desarrollo coordinado» de las capacidades europeas llevará al continente a ser capaz de actuar

Scholz se refirió asimismo a su discurso del 27 de febrero ante el Bundestag tres días después del inicio de la guerra de agresión rusa contra Ucrania, en la que anunció una partida extraordinaria de 100.000 millones de euros para equipar a unas fuerzas armadas crónicamente infradotadas.

«Pero dotar mejor a la Bundeswehr por sí solo no es suficiente», dijo el canciller, y destacó que «uno de los malentendidos más persistentes» en relación con su discurso es que sólo se refería a dinero, cuando de lo que se trata es de un cambio de paradigma.

Reiteró que la guerra iniciada por Rusia es un «punto de inflexión» porque va mucho más allá de las contiendas y conflictos que Europa ha vivido desde el final de la Guerra Fría y precisó que «una potencia nuclear altamente armada intenta redibujar las fronteras en Europa por la fuerza».

La Rusia del presidente Vladímir Putin «es actualmente la mayor amenaza para nuestra alianza» y la OTAN se prepara para esta realidad, subrayó.

 

EFE