Hoy como hace 198 años se hace memoria histórica de la emancipación de la independencia que se lideró por el ejército libertador de Simón Bolívar y su contrincante del ejercito real Miguel De La Torre, donde las tropas republicanas obtuvieron la victoria contra al ejército español.

Recordemos que el 24 de junio de 1821 Bolívar salió al amanecer con sus mejores soldados a los Campos de Carabobo, alistó sus hombres y armas para arribar contra los hombres del General La Torre.

Un enfrentamiento que marcó el comienzo de la de la liberación de la patria venezolana, una huella histórica liderada por el libertador Simón Bolívar y su ejército de hombres dividido en tres tropas la primera, por José Antonio Páez, la segunda, el General Manuel Cedeño y la tercera, por el General Ambrosio Plaza.

La batalla tuvo una duración aproximadamente de una hora y una vez destruido el ejército realista, los sobrevivientes huyeron y se refugiaron en la plaza de Puerto Cabello, lugar en el que más tarde fueron expulsados por los llaneros de Páez.

De los 4 mil 279 efectivos que participaron en la batalla de Carabobo, los realistas perdieron dos oficiales superiores, 120 subalternos y 2 mil 786 soldados.

Estrategias en el enfrentamiento

Miguel de la Torre tenía sus tácticas bien definidas, además de un equipo bien dispuesto y tropas desplegadas en varios puntos en los Campos de Carabobo.

Por un momento el Libertador pensó que era imposible atacar al enemigo debido a que los extremos del lugar de la batalla estaban rodeados por las tropas realista.

Aunque dichas tropas que comandaba Miguel De La Torre contaba con un ejército bien dotado y los batallones estaban desplegados estratégicamente, Bolívar utilizó sus maniobras para distraer al ejercito realista y poder atacar al costado derecho al enemigo, el cual estaba descubierto.

A pesar que, la Torre visualizó la maniobra ejercida por los patriotas y ordenó al batallón nuevas tácticas, finalmente fueron atacados de frente por la infantería y por la derecha por la caballería, de modo que los batallones realistas eligieron retirarse.

Héroes anónimos  

En la acción fueron de baja patriotas que lucharon a favor del territorio venezolano como Negro Primero, los comandantes Farrier, Devis y Scott de la Legión británica y los generales Plaza y Cedeño. Se contó con 7 escuadrillas de caballerías.

La primera división la dirigía el general José Antonio Paéz que comandaba dos batallones, el primero, Bravos de Apure, a cargo del teniente coronel Francisco Torres y el segundo, los Cazadores Británicos, a cargo del Thomas Ildeston Ferriar.

La segunda división comandada por Manuel Cedeño estaba formada por los batallones Tiradores al mando del teniente coronel Ludwing Flegel y Vargas dirigida por el teniente coronel Antonio Gravete, además se anexaba un escuadrón de caballería.

La tercera división comandada por el coronel Ambrosio Plaza y organizada por cuatro escuadrones, primera, el de Rifles al dirigida por el teniente coronel Arturo Sandes, segunda, Granaderos al cargo del coronel Francisco Paula Vélez, tercera, Vencedor de Boyacá liderada por el coronel Juan Uslar y la cuarta, Anzoátegui dirigida por el coronel José M. Arguidegui sumado a las fuerzas republicanas un regimiento de caballería.

Una muestra de héroes venezolanos que encaminaron la independencia venezolana de la corona española y que se afianza el 24 de julio de 1823 con la Batalla Naval del lago de Maracaibo.

Nuvis Navas (UBA)