Ciudad de Guatemala.- La Justicia y el respeto a los derechos humanos en Guatemala sufren un deterioro y debilitamiento en los últimos años, según afirmaron este jueves varios expertos durante un conversatorio en línea organizado por la entidad internacional Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (Cejil).

Los participantes en el foro enfocaron el debate en la inclusión de Guatemala en el capítulo IV.B del último informe anual de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), por la violación de derechos humanos, en un listado que incluye también a Venezuela, Cuba y Nicaragua.

«La comisión constató la agudización de acciones e injerencias sistemáticas contra la independencia del sistema de justicia» en Guatemala, explicó durante el conversatorio María Claudia Pulido, secretaria ejecutiva adjunta de Monitoreo, Cooperación Técnica y Promoción de la CIDH.

Estas «acciones e injerencias sistemáticas» se han registrado en contra de fiscales y jueces guatemaltecos que lucharon contra la corrupción entre 2014 y 2021, según la abogada colombiana.

Al menos 24 los funcionarios de justicia (fiscales y jueces) han tenido que salir de Guatemala desde 2018, aunque con mayor frecuencia en los últimos meses, debido a su protagonismo en la lucha anticorrupción registrada entre 2014 y 2021, según denunció la ex fiscal general (2014-2019) Thelma Aldana el 20 de mayo pasado.

Dichos funcionarios han señalado de la persecución judicial a la actual jefa del Ministerio Público y fiscal general del país, Consuelo Porras, sancionada en septiembre de 2021 por Estados Unidos bajo acusaciones de «obstruir» la Justicia en Guatemala.

Precisamente al respecto de los 24 funcionarios en el exilio, la presidenta de la organización no gubernamental Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA), Carolina Jiménez, manifestó este jueves su asombro sobre el tema, especialmente el «tipo de persecución y criminalización» contra dichos funcionarios.

«Yo invito a quienes me escuchan a que piensen en América Latina y sus sistemas de justicia, y que encuentren a otro país que exilia a 24 operadores de justicia», subrayó Jiménez, de nacionalidad venezolana, durante el foro.

En el conversatorio también participó el procurador de los Derechos Humanos de Guatemala, Jordán Rodas, y el exembajador de Estados Unidos en la nación centroamericana Stephen McFarland.

El exdiplomático estadounidense criticó la cantidad de funcionarios de Justicia que han tenido que salir de Guatemala y también la «notable ineficiencia del Estado» en varios temas trascendentales.

El conversatorio fue moderado por la ex fiscal general y jefa del Ministerio Público (2009-2014) guatemalteca Claudia Paz y Paz, actual directora de Cejil para Mesoamérica.

La inclusión de Guatemala en el capítulo IV.B del último informe anual de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos fue criticada el 28 de junio pasado por el presidente del país centroamericano, Alejandro Giammattei, durante una intervención frente a la Organización de Estados Americanos (OEA).

 

EFE