Beirut.- Siria acusó este miércoles a Israel de causar la muerte a uno de sus soldados y heridas a otros tres en un ataque nocturno con misiles contra una de sus unidades antiaéreas a las afueras de Damasco, la segunda acción de este tipo en menos de una semana.

«El enemigo israelí lanzó hoy al alba un ataque aéreo contra una de las unidas antiaéreas sirias en el campo de Damasco, causando la muerte de un soldado y heridas a otros tres, además de daños materiales», informó la agencia oficial de noticias siria SANA, que cita a una fuente militar no identificada.

Los proyectiles –varios fueron interceptados– cayeron sobre la zona de Al Nabil Habil sobre la 01.30 hora local (11.30 GMT del martes), de acuerdo con SANA.

Sin embargo, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos afirmó en un comunicado que además de este ataque se produjo otro en la misma área contra arsenales pertenecientes al grupo chií libanés Hizbulá y a las milicias proiraníes, aliadas del Gobierno de Bachar al Asad.

Según la ONG, con sede en Reino Unido y una amplia red de colaboradores sobre el terreno, los almacenes estaban excavados en la montaña y eran utilizados por Hizbulá para guardar las armas antes de transportarlas al vecino Líbano.

La acción israelí ha causado una serie de bajas en las filas de estas milicias, enemigas de Israel, si bien el Observatorio no pudo ofrecer un balance concreto de víctimas.

Este es el segundo ataque israelí con misiles contra territorio sirio en menos de una semana, después de que el pasado viernes falleciesen seis milicianos proiraníes en otro bombardeo lanzado desde el vecino Líbano, en cuyo espacio aéreo se infiltraron de madrugada nuevamente los cazas israelíes.

Israel suele bombardear objetivos de las fuerzas leales al presidente sirio y sus aliados, milicias chiíes libanesas o iraníes, y causar bajas entre sus filas, aunque en muy pocas ocasiones ha confirmado oficialmente estas operaciones.

Las autoridades israelíes consideran que la presencia de Irán en Siria representa una amenaza para su país.

 

EFE