Texas, Estados Unidos. El estadounidense Jesse «Bam» Rodríguez se ratificó este sábado como la revelación del boxeo mundial al noquear en ocho asaltos al tailandés Srisaket Sor Rungvisai para retener la faja súper gallo del Consejo Mundial.

En el Tech Port Arena de San Antonio, Rodríguez, el monarca más joven del pugilismo, confirmó su altísimo nivel al darle una clase de buen boxeo al mítico Rungvisai, que jamás encontró como contrarrestar las ofensivas.

En el primer asalto el «Bam» impuso condiciones con sus combinaciones, a partir de lo cual castigó al tailandés, candidato a entrar al salón de la fama, lento y sin capacidad de respuesta ante un joven hambriento, con gran velocidad de manos y piernas.

Triunfo trabajado

Elegante, con un venenoso ‘jab’, gran volumen de golpes y una defensa limpia, Rodríguez sacó ventaja en la primera mitad del pleito, la cual aumentó al adjudicarse un 20-18 en el séptimo, en el que provocó una cuenta de protección al tailandés, al pegarle un gran golpe de zurda.

Inspirado, Jesse fue por más en el octavo round; empezó con impactos al estómago, puso mal a Srisaket y salió a rematarlo con una andanada en una esquina, ante la cual el asiático no tuvo reacción.

«Mis habilidades hablan; no soy un boxeador promedio, sé lo que puedo hacer. Hoy sentí que dominé a mi rival desde los primeros asaltos», señaló Rodríguez, con 16 triunfos en igual número de peleas, 11 antes del límite. Rungvisai sufrió su sexta derrota con 50 triunfos, 43 por nocáut.

EFE deportes