Ciudad Guayana. – El Comité de Trabajadores de la empresa ACBL de Venezuela C.A, denuncian  la falta de pagos y bonos de la mano de obra, debido a los esporádicos trabajos que dicha empresa realiza, por lo consiguiente estos se encuentran preocupados e inseguros, afirmación realizada durante  una visita  a la sede de Soy Nueva Prensa Digital.

ACBL de Venezuela C.A es una empresa de servicios de transporte de mercancías en aguas interiores por medio de gabarras.

Oscar Naranjo, trabajador desde hace 18 años en esta compañía, representante del comité de trabajadores elegido por una asamblea aprobada por el sindicato, denuncia que la organización ACBL de Venezuela C.A no ha cumplido con los pagos establecidos en un acta convenio, la cual fue firmada el 1 de junio del 2022.

Entre los cuales hace enfoque en que no han recibido vacaciones por falta de dinero, mientras que las utilidades de los empleados también se encuentran en juego, llegando incluso afectar el fondo de pensión de los jubilados.

Tampoco se han entregado las  dotaciones para los empleados y los equipos de seguridad como lo serían los chalecos salvavidas, de allí una sensación de inseguridad a la hora de realizar los trabajos.

Trabajadores ACBL. Fotos: Wuilmer Barrero

“Lo que ha generado un descontento en 120 trabajadores directos y un aproximado 50 trabajadores indirectos, es decir, de las contratas, lo que vendrían siendo como 800 o 900 familias, las cuales se encuentran en riesgo de quedar desempleados”, expresó Naranjo.

Asegura que actualmente en la empresa no hay una estabilidad laboral, agregando que anteriormente la empresa tenía un contrato con CVG BAUXILUM, C.A, transportando la bauxita, por lo cual el trabajo era constante, pero expiró el marzo de 2020, por lo cual no volvió a ser renovado.

Por tal motivo  los directivos decidieron tomar el trabajo de los barcos de exportación para el Caño Macareo, debido a que era más lucrativo el transporte de materiales a granel hacia esta zona.

Debido a que no tenían un contrato, no poseen una estabilidad laboral por esta razón los trabajadores se ven obligados a pagar por sí mismos todos los gastos que estos tengan, como lo serían los útiles escolares y las matrículas de los colegios, dado que la empresa no responde por estos consumos.

Se han realizado hasta la fecha dos reuniones en la Inspectoría de Trabajo, de allí no han recibido solución para los problemas que estos exponen.

El 31 de octubre de 2022 se realizó una reunión de la mesa técnica para obtener una respuesta de la reunión que se efectuó el mismo mes.

Naranjo aclara que los trabajadores dependen de los barcos que entren por exportación y que al no haber entrada de estos trabajos, quedan prácticamente en el “limbo”, lo que podría dejarlos desempleados.

“Comparando que anteriormente con el contrato con Bauxilum, si poseíamos una estabilidad económica, obviamente si había algunos retrasos con los pagos, pero estos se cumplían”, declaró.

Acotó que si ocurriera algún problema ya sea económico o político, no llega un barco durante 3 meses, no tendrían ningún pago por el transcurso de ese tiempo, declarando que los directivos de la empresa alegan que ahora trabajan como un “taxi”.

Presentando también problemas con el HCM, debido a que no poseen un buen seguro colectivo.

Hacen un llamado a Enrique Gil, director ejecutivo de ACBL de Venezuela C.A, como también a la directiva de la empresa CVG, para que les aporte una solución de esta problemática, exigen que se cumplan los compromisos establecidos en el acta convenio, junto con los acuerdos propuestos en el contrato colectivo, que deberían ser honrados por la empresa.

 

Leonardo Estanga – Pasante