Unidades de transporte inoperativas, ubicadas en la gerencia de transporte. Foto: cortesía

Ciudad Guayana.- Trabajadores de Ferrominera Orinoco dicen que el transporte asignado por la compañía no cubre todas las rutas, debido a que cuentan aproximadamente con doce autobuses, para más de 5 mil empleados activos en la estatal. 

En declaraciones a Nueva Prensa de Guayana, los afectados indican que, debido a las pocas unidades activas, muchos de ellos se ven obligados a trasladarse a pie o llegar hasta tres horas tarde, tanto a sus obligaciones laborales como en el retorno a sus casas.

Incluso, hay días en que, según, las unidades de transporte no pasan por las rutas asignadas, obligándolos a ausentarse de sus labores. A pesar de que la falta es motivada a la escasez de buses, la empresa, al parecer, les aplica lo que ellos llaman «código 960», con el que le descuentan el día de trabajo y los dejan sin algunos beneficios.

«Cuando uno no presenta la ficha en la entrada, primero averiguan el motivo y si es porque el transporte no pasó, entonces te aplican un nuevo invento llamado código 960, el cual nos deja sin algunos beneficios de ese día», declaró uno de los afectados.

Otro de los empleados confirmó la situación. «Ellos inventaron un 960. Si el transporte no pasa te aplican ese código, cuando no es culpa del trabajador que las unidades no pasen, pero igual te descuentan algunos beneficios. También está el código 220, que te deja completamente sin sueldo de ese día», contó un ferrominero.

Para Rubén González, secretario general de la Intersectorial de Trabajadores de Guayana y del Sindicato de Trabajadores de Ferrominera (sintraferrominera), este tipo de acciones por parte de la empresa violan todo lo establecido en los contratos colectivos.

«Eso es una aberración por donde se le mire. Es un atropello. Los trabajadores solo están pidiendo que les cumplan lo que está en los contratos colectivos», esgrimió.

Cementerio de autobuses 

Los ferromineros denuncian que la gestión pasada compró alrededor de 15 unidades. Eran autobuses escolares que tenían como fin cubrir ese déficit de transporte; no obstante, aseveran que la mayoría de estos vehículos nunca funcionaron y hoy solo quedan operativos cuatro, el resto reposa en las instalaciones de la estatal del hierro.  

«Ellos compraron esos autobuses en el imperio, pero los compraron dañados, nuca sirvieron. De todos esos solo pudieron acomodar dos, el resto está frente a la gerencia general de transporte», zanjó uno de los empleados.

La Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y las Trabajadores (Lottt) reza en su artículo 160 que «Cuando el lugar de trabajo esté ubicado a treinta o más kilómetros de distancia de la población más cercana, el patrono o patrona deberá suplir al trabajador o trabajadora el transporte para ir y venir de su residencia al lugar de trabajo, gratuitamente».

Pese a que la Lottt hace énfasis en los empleados que tengan su lugar de residencia a 30 kilómetros, los afectados denuncian que en sus contratos colectivos, específicamente en la cláusula 108, está establecido que la empresa debe garantizar a los obreros un transporte en óptimas condiciones. 

«La empresa solo tiene cuatro autobuses. Dos están cubriendo la ruta de Ciudad Piar y los otros dos están en Puerto Ordaz. La empresa tuvo que contratar un servicio privado con alrededor de ocho autobuses para poder movilizar a los trabajadores», denunció un obrero.

Ciudad Bolívar sin transporte

Los empleados que viven en Ciudad Bolívar aseguran que la empresa tiene casi cuatro años que no envía las unidades de transporte.

«Nosotros los trabajadores que vivíamos en Ciudad Bolívar gozábamos contractualmente del beneficio del transporte, pero la empresa dejó de suministrarla», denunció Héctor Delgado, ex ferrominero que vive en Ciudad Bolívar.

Delgado denuncia que fue injustamente separado de su cargo cuando la empresa comenzó con las fallas del transporte, a inicios del 2018.

«Siempre he vivido en Ciudad Bolívar y no había problema con el transporte. En 2018 dejé de ir a las instalaciones de la empresa, porque no pasaban los autobuses y me despidieron injustamente», lamentó.

La cláusula número 108 del contrato colectivo de los trabajadores de la estatal del hierro establece que «La empresa conviene mantener el servicio de transporte público colectivo que en la actualidad presta para uso gratuito de los trabajadores activos, jubilados y pensionados en las poblaciones de Puerto Ordaz, San Félix, Ciudad Piar, El Pao, Santa Bárbara, Palúa, Ciudad Bolívar y Upata».

 El secretario general de Sintraferrominera, Rubén González, aclaró que, siempre existió la ruta Ciudad Bolívar- Piar y Puerto Ordaz. Lamentó que la actual gerencia se olvidara de quienes están en la capital del estado.

«Yo tengo 38 años vinculado con Ferrominera. Desde Ciudad Bolívar salían autobuses hasta Puerto Ordaz y Ciudad Piar. Nosotros desde el sindicato íbamos a hacer el proceso de verificación de los autobuses que se iban a contratar. Eso es ahora que la empresa se le olvidó que tiene personal en Ciudad Bolívar», zanjó.

El equipo de Nueva Prensa se contactó con el departamento de comunicaciones de Ferrominera para conocer la versión oficial y verificar si realmente existe un déficit de transporte en la empresa del hierro. No obstante, no desmintieron ni confirmaron la información. Aseguraron que no están autorizados para declarar.