Ciudad Guayana.- Trabajadores, sindicalistas y partidos políticos de oposición se reunieron en Unare II para protestar, en el marco del Día Internacional de los Trabajadores, por la reivindicación de sus derechos laborales.

La fijación de salarios mínimos acordes a la canasta básica, que supera los 450$ según el Observatorio Venezolano de Finanzas; la consulta tripartita; la libertad sindical o los contratos colectivos, que fueron eliminados con aplicación del decreto 2792, fueron las principales quejas de los trabajadores.

Hugo Medina, presidente de la Federación de Asociaciones de Jubilados y Pensionados del estado Bolívar, aseguró que los trabajadores no tenían nada que celebrar. “Lo que estamos pidiendo es que se respeten esos derechos que están en las normas, llámese constitucional o colectiva. Un día como hoy no tenemos nada que celebrar, porque todos nuestros beneficios contractuales fueron expropiados por este régimen con un acta espuria 2792”, denunció.

Asimismo, Jean Carlos Franco, trabajador de la Siderúrgica del Orinoco y miembro de Unidad de la Coincidencia, aseveró que la lucha “no es solo de los trabajadores”. “Todos nos necesitamos. Hoy no es simplemente una marcha del día de los trabajadores, aquí estamos luchando en nombre de todos los sectores, tanto político como social. Necesitamos que se reivindique los salarios, que se reivindique la calidad de vida de los trabajadores, de los jubilados que entregaron su vida entera a estas empresas”, aseguró.

Marchas paralelas

Por otra parte, el Gobierno chavista del estado Bolívar, presidido por Ángel Marcano, convocó a una marcha que tuvo como punto de partida la redoma de la Piña, hasta la sede de la Corporación Venezolana de Guayana Alcasa.

Sobre esta marcha, Alejandro Álvarez, secretario general del sindicato Sidernac, denunció que los trabajadores que asistieron, lo hicieron por “obligación”.

“Están llamando a los trabajadores de manera obligada para que asistan a esta marcha. Eso no es espontáneo como esto. Yo estoy de manera espontánea, pero esos trabajadores van para que no los boten”, explicó.

Para marzo de 2022, los trabajadores protestaron por la decisión del Complejo Siderúrgico Nacional Planta Casima en Puerto Ordaz, de negar la entrada de los dirigentes sindicales, así como también fueron excluidos de su derecho a la alimentación, cuando no se les entregó la bolsa de comida que acostumbraba la empresa. 

Andrés Velásquez, explicó “aquí  no hay nada más que perder, los trabajadores no pueden tener miedo. No hay sueldo digno, no hay seguridad social, no hay contrataciones colectivas, no hay libertad sindical, lo que hay es represión, persecución y hambre por parte del régimen. Hoy el deber ser es luchar”, concluyó.

Brayan Silva

 @brayansh2000