Rodrigo Malagon Forero

Buenos Aires/Caracas. El fallecimiento del técnico Carlos Horacio Moreno, a la edad de 70 años de edad, este lunes en Buenos Aires, marcó el mundo del fútbol nacional, con la proyección que ello haya tenido por el hecho, de que “Carlos”, como lo llamábamos los que pudimos contarnos entre sus “amigos del fútbol” como siempre nos decía, fue además de DT de nuestro Vinotitno, por alla en el año 1989, cuando comenzando nuestra carrera, nos fijamos en “el primer DT del elenco nacional”, al que cubríamos directamente, ya en pena carrera deportiva, dando el paso entre la pasantía de Meridiano y el logro académico final en la UCAB-Caracas.

Y sinceramente, de lejos, de pero lejos, la sinceridad en el plano terrenal que Carlos Horacio Moreno nos dejó a quienes tuvimos la fortuna de conocerlo, nos marcó, gracias a Dios para bien, en la visión deportiva que tuvo de este deporte, golpeado, sí, pero al que debemos brindarle, hasta que no vayamos a hacerlo compañía a Carlos Horacio, en ese banco del fútbol celestial, que esperemos Dios no tenga guardado, cuando nos llame a ese plano existencial.

Muchas fueron las palabras de aliento, de cercanía para con sus hijos, tres profesionales a carta cabal y que tuvo la fortuna de ver jugar juntos, él dirigiendo en el banco de la primera división.

Su partida, pese a sus 70 años de vida, luce muy rápida, y a la vez, aunque paradójico suene, llegó por la vía de un cáncer de riñón, y no de pronto, por el tema del cigarillo, al que estuvo vinculado por muchos años de su vida, recordándose sus “uno tras otro”conforme la presión del cotejo se iba constituyendo, en una cancha de fútbol.

Pero llegó entonces este lunes 13, cuando la sorpresiva noticia de su deceso, nos alanó a todos, máxime cuando en los últimos meses, no había tenido apariciones públicas por cundo había ido a visitar a una hermanas para las fiestas decembrinas y allí en su país natal, Argentina, en Buenos Aires, llegó de partir.

Semblanza de vida, semblanza de fútbol

Y, llegaron muchos, pero innumerables comentarios, recordatorios, entrevistas a comentaristas con los que hizo vida y compartió, a su entorno mas cercano, para saber cómo transcurrieron sus ultimas semanas o meses de vida, aquí en el plano terrestre.

Y de todas esas ponencia de vida, para destacar la labor que dejó sembrada aquí en el fútbol nacional de Venezuela, Carlos Horacio Moreno, la que destacamos del ex secretario ejecutivo de la FVF, Jesús García Regalado, estadista además del fútbol profesional en todas sus dimensiones, y que en la cuenta del portal www.balonazos.com -uno de los que mas amplia referencia infomativa hace del fútbol venezolano, desde hace mucho tiempo atrás- nos dejó una emotiva reflexión, que hoy queremos compartir, con todos ustedes

Así se refirió Jesús García Regalado de Carlos Horacio Moreno: “este lunes en la mañana, una triste noticia nos llegó vía telefónica. En Buenos Aires había fallecido inesperadamente el Profe Carlos Horacio Moreno. Hace ocho meses atrás compartimos con él toda una tarde, previo a su viaje a Argentina,  junto a su esposa Coromoto y su hijo Carlitos. Se fue a ver a su familia y a chequearse alguna molestia que tenía a nivel renal. Hoy, un tiempo después, nos llegó tan infausta noticia. Para no creer…”

Regalado devela que “a Carlos, lo conocimos como jugador del Portuguesa FC,  en la década de los 70. El entrenador Isidoro “Pescaito” Rodríguez (QEPD), quien lo trajo a jugar al rojinegro en 1972,  me lo presentó un par de años después en un viaje a un juego amistoso de menores en Acarigua. Era todo un personaje y un exquisito para jugar. Luego en los 80 me lo volvieron a presentar cuando jugaba con el Atlético San Cristóbal y mi amigo Franco Fasciana era su arquero. Varios años después compartimos cuando era el técnico del Deportivo Táchira de los títulos y los resultados positivos en Libertadores. A partir de allí el contacto fue más seguido. Sus éxitos como DT lo llevaron a la vinotinto del 89..”recuerda “El Gordo” Regalado.
También nos recordó en la sentida ponencia que “en Barinas compartimos el post partido Venezuela vs Chile, de premundial, y le hable de dirigir el naciente Atlético Zulia. Me hizo ir a San Cristóbal y acordamos su incorporación al equipo “Gallo” con el que fue Campeón del Apertura 1996. Al torneo siguiente tuvo que abandonar el equipo y nos distanciamos un tiempo porque él lo quiso así…”
Luego, dice Gacría Regalado “nos reencontramos en el Caracas FC que fue campeón de la Copa Bolivariana y el torneo Nacional del 2000, y hasta viajamos juntos a México a la Pre Libertadores. A partir de allí mantuvimos una estrecha amistad a la distancia, siempre apoyándolo en lo que estuviera a nuestro alcance….”

Referenció su actuación en el icónico club del Portuguesa FC el que fue “Su último club. El día de su renuncia me llamó para informarme que no seguiría con el “Penta” y que lamentaba no haber podido alcanzar un título como lo hizo de jugador. Con muy poco Carlos,  hizo mucho en el equipo llanero, pero como siempre estaría atento a un nuevo llamado a otro club nacional…”

Pero como referenció Garcia Regalado,  “ese llamado ya no se dará, porque ha partido y nos ha dejado con un profundo dolor por su desaparición física. El último campeonato que dirigió en vida, lo luchó, pero lamentablemente no lo pudo ganar,  y un cáncer lo derrotó y se despidió de sus familiares y amigos…”
Queda reiterarle a  Coromoto, su esposa; a Carlitos, Marcelo, Junior y Johnny, parte de sus hijos, nuestra sentida palabra de pesar por la pérdida de un gran hombre, esposo y padre.

“El fútbol venezolano está de luto por todo lo que hicistes en él, por lo que aportaste y todo lo que nos enseñaste. Descansa en Paz querido Carlos Horacio…” concluyó García Regalado.