Miami.- Hace algunos meses la artista mexicana Yuri dio a conocer que dio positivo a la prueba de coronavirus, pero afortunadamente pudo superar la enfermedad. Luego, comenzó a tener dificultades en el apéndice, ese mismo problema la llevó hasta el quirófano, dónde le removieron el órgano.

Resulta que, en la misma intervención quirúrgica le descubrieron un tumor cancerígeno que aprovecharon de extirpar, y según contó la intérprete de Maldita primavera, su médico le dijo que, si no hubiesen detectado ese tumor maligno a tiempo, seguramente el cáncer ya se habría expandido por todo su cuerpo.

“Salgo de la operación y me dice ‘¿sabes qué?, te encontramos el apéndice también toda descuachanringada, te quitamos todo el apéndice. Unos meses más y ese tumorcito que tenías ahí y era cáncer’”, relató Yuri durante una emisión de la iglesia a la que pertenece.

Relató cómo el no guardar el reposo debido tras su operación para recuperarse exitosamente, le pasó factura y ahora está sufriendo las consecuencias por su falta de descanso.

“Me duele hasta el… no sé ni cómo estoy parada aquí. Me empezaron a doler otra vez mis heridas, tengo una colitis crónica, y volví a las dietas de pollo, pescado, arroz… una cosa que son unos dolores de cuerpo, dolores de cabeza, efectivamente taquicardias, estrés”, confesó.

Además, a su padecimiento se suman las secuelas que le dejó el COVID-19, como la caída del cabello y ataques de ansiedad desde que se despierta en la mañana. Recomendó a las personas no vivir sometidas bajo el estrés y darle prioridad a lo más importante en la vida que es la salud.